lunes 30/11/20
Efectos de la pandemia

Las agrupaciones de Protección Civil del alfoz triplican hasta 5.000 sus servicios

Los 200 efectivos de Sariegos, Valverde, Villaquilambre y San Andrés atienden a 64.000 vecinos
Una representación de las agrupaciones de Protección Civil de San Andrés, Villaquilambre, Sariegos y Valverde. MARCIANO PÉREZ
Una representación de las agrupaciones de Protección Civil de San Andrés, Villaquilambre, Sariegos y Valverde. MARCIANO PÉREZ

El área metropolitana de León posee sus propios ‘ángeles de la guarda’ que aportan cuatrocientas manos altruistas para velar y ayudar a una población de 64.000 vecinos. En este año tan desestabilizador, los voluntarios de naranja y azul han ido ganando presencia en sus municipios de referencia, donde triplicaron sus tareas y se han convertido en una herramienta humana imprescindible.

De hecho, las agrupaciones de Protección Civil de San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre, Valverde de la Virgen y Sariegos efectuaron en estos 10 meses nada menos que 5.000 intervenciones, frente a las 1.600 del año pasado y sin contar los 800 cumpleaños de niños y mayores que animaron con canciones y bailes durante la cuarentena.

Estos filántropos que dedican su tiempo a los demás 24 horas 365 días, se mueven por un territorio de 217 kilómetros cuadrados y ya no sólo participan en el refuerzo de la seguridad de los eventos deportivos y festivos, en sofocar incendios o en colaborar en accidentes, sino que han añadido todo un catálogo de labores de acompañamiento a sus conciudadanos. Los voluntarios se han interesado por llevar sonrisas y conversación a quien estuvo solo, necesitó medicamentos o la bolsa de la compra. La jefa de equipo de la agrupación de Protección Civil de Valverde, Marta Rodríguez, reconoce que la labor durante la primera etapa de la pandemia les «dejó exhaustos, pero satisfechos, porque pudimos ayudar realmente a personas que necesitaban tanto comida como sus tratamientos médicos a diario». Esta agrupación repartió cheques de compra del Ayuntamiento para alimentos, mascarillas e información, y aseguran que han hecho «de todo por las personas que lo necesitaban».

Ocho vehículos y drones
Los aparatos pilotados desde tierra están ganando terreno en localizaciones y en llegar a lugares remotos

Carlos Tascón, veterano en la agrupación de Villaquilambre, también coincide en que «el servicio bien hecho» reporta la mayor gratificación del trabajo. Curiosamente, en este año humanitario se han desatado menos incendios, otro de los puntos fuertes de colaboración de los voluntarios. Sariegos registró uno, Valverde 14 (frente a la veintena de 2019, aunque más graves), y Villaquilambre 5 (frente a los 19 del año pasado). Sólo en San Andrés las salidas para apagar fuegos fueron numerosas (40) y doblaron a las de los otros tres municipios juntos.

El jefe de esa agrupación, Carlos Gutiérrez, valora que 2020 trae «luces y sombras», porque frente a las caras de alegría de los pequeños a los que felicitaron bajo el balcón les queda la pena por el hombre de 78 años que se extravió en noviembre de 2019 y que siguen buscando sin éxito, tras peinar una y otra vez los montes, incluso con la colaboración del helicóptero de la UME.

Las cuatro entidades de Protección Civil del área metropolitana leonesa manejan siete vehículos y un camión contra incendios, aunque han puesto los ojos en las nuevas tecnologías para incorporar unidades de pilotos de drones. Sariegos dispone de dos, Valverde también los maneja, mientras Villaquilambre espera el permiso para la zona de aterrizaje y despegue. «Permite llevar medicinas a alguien herido en zonas remotas y observar antes de salir la gravedad y extensión de un incendio», comenta el jefe de Villaquilambre, José Manuel Castillo. Por su parte Sheila Antúnez, de Sariegos, pone el acento en la buena colaboración entre las cuatro agrupaciones.

Las agrupaciones de Protección Civil del alfoz triplican hasta 5.000 sus servicios
Comentarios