domingo 29/11/20

Ahorro «sin precedentes» y amenaza de impagos también en nivel histórico

El peor escenario anunciado para la recuperación económica se confirma (el rebrote de la pandemia y la nueva paralización de la actividad y la consolidación del empleo) y las autoridades económicas advierten ya de sus consecuencias. El Banco de España adelanta en un estudio sobre la evolución de la financiación y el crédito al sector privado que si no hay nuevas medidas los impagos se dispararán una vez decaigan las moratorias aprobadas. Recuerda que el repunte de la financiación a autónomos y empresas por la necesidad inmediata de liquidez, y favorecido por la oferta de avales públicos, no oculta el repunte del crédito dudoso que claramente se detecta (tanto en empresas como en hogares) desde el inicio de la pandemia. Ello a pesar de que los créditos personales se han endurecido sensiblemente.

Las medidas tomadas para mitigar los efectos de la covid han contenido los costes de financiación, y también la oferta de crédito a las empresas se ha relajado por el contexto de alarma durante el segundo trimestre del año (la etapa de confinamiento). Los créditos para hipotecas y consumo se desplomaron tras la irrupción de la crisis sanitaria mientras los préstamos a empresarios individuales y autónomos han crecido a un ritmo históricamente alto.

Pero la prolongación de la crisis puede traducirse «en un deterioro de la situación financiera de empresas y hogares, que merme su capacidad» para devolver estos créditos y dispare la morosidad y, con ella, los problemas de las entidades financieras.

El Banco Central Europeo coincide en esta interpretación, y señala que mientras el ahorro de los hogares ha alcanzado en estos meses «niveles sin precedentes» (sobre todo en depósitos a la vista) los bancos se preparan para el fuerte impacto que prevén para cuando acaben las moratorias. Porque el riesgo de los créditos que ahora cuentan con el aval público amenaza con disparar la morosidad. Muchos de ellos no serán viables: el deterioro de la economía de las empresas (también de muchos hogares) implicará su incapacidad para devolver los créditos solicitados.

Ahorro «sin precedentes» y amenaza de impagos también en nivel histórico