martes 26/10/21

Alegría se declara «firme defensora» de la concertada porque «juega un papel clave»

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, se declaró ayer «firme defensora» de la colaboración entre educación pública y privada, que es «un elemento clave para una educación de calidad», justificó.

«Tengo todo mi respeto hacia la educación concertada porque juega un papel clave en nuestro sistema educativo. A algunos se les olvida, pero si los conciertos existen fue gracias a una ley de un ministro socialista como fue José María Maravall», indicó la ministra en una entrevista en la Cadena Ser al ser preguntada por la reforma educativa aprobada por su antecesora en el cargo Isabel Celaá, que generó gran rechazo en la escuela concertada.

En este sentido, Alegría recordó que la Lomloe fue aprobada por «una amplia mayoría» pero admitió que «el trabajo entre las dos redes es el elemento clave». No obstante, y respecto a los centros que segregan por sexo, les recordó que «conocen perfectamente la ley y cuando la educación recibe fondos públicos tiene que ser corresponsables impidiendo la segregación».

Polémica
La ministra defiende que se pueda pasar de curso con suspensos para evitar el abandono escolar

Respecto a la norma que permitirá pasar de curso con materias suspendidas, Alegría recordó la alta tasa de repetidores existente en España y defendió la necesidad de trabajar para evitar que los estudiantes se desmotiven. «La experiencia dice que cuando un alumno repite se desmotiva y pasa a engrosar el abandono escolar, tenemos que poner las medidas oportunas y proporcionarles los recursos y medidas para que ese chaval pueda seguir formándose para que adquiera las competencias», explicó. En este sentido, defendió que la evaluación de los alumnos sea colegiada y recordó que todas las leyes educativas «hablaban de un número determinado de materias» en alusión a los suspensos. Concretamente, mencionó la Ley Wert que «dejaba pasar de curso con más de tres asignaturas».

Sobre la necesidad de garantizar el castellano como lengua vehicular, aseguró que la ley Celaá es «absolutamente garantista». «No hay nada más garantista que decir que, cuando los alumnos acaben la enseñanza obligatoria, habrán adquirido competencias en castellano y en la lengua cooficial y, además, hace una llamada a reforzarlas», declaró la ministra.

Alegría se declara «firme defensora» de la concertada porque «juega un papel clave»
Comentarios