lunes 16/5/22

El Hospital de León se preparó el año pasado para una hipotética nueva batalla contra el virus invasor con un almacén propio de reserva de equipos de protección individual que contiene un stock de mascarillas, batas, guantes, gorros y calzas para al menos dos meses. Se trata de un aprovisionamiento extra que se colocó en un recinto específico dentro del almacén general y que no se tocará salvo en caso de producirse una nueva alerta. El planteamiento es similar al almacén para catástrofes que también existe y que gestiona el servicio de Urgencias. Una instalación cerrada, de cuyo material no se hace uso en el día a día del Complejo Asistencial, pero que está preparado, revisado y con sus fechas de caducidad en orden para ser utilizado cuando se presente una necesidad imprevista ligada a un terremoto, una avalancha, una explosión o un incendio de grandes dimensiones.

Almacén covid y de catástrofes