miércoles 21.08.2019

Alumnos brillantes y prácticos

Juan del Enzina es el único centro en León que oferta el Bachillerato de Excelencia en Ciencias Sociales; la práctica y la experimentación son las bases de la formación.
Alumnos brillantes y prácticos

Han elegido tener más horas de clase que el resto de sus compañeros y han apostado por una formación eminentemente práctica y experimental. Así son los alumnos matriculados en los Bachilleratos de Excelencia, que precisan, además, de una nota elevada para poder acceder a esta modalidad que les permitirá estar en un aula con 20 compañeros como máximo. En la provincia de León sólo el Juan del Enzina oferta el Bachillerato de Excelencia en la rama de Ciencias Sociales y lo ha puesto en marcha este mismo curso. El Sánchez Albornoz ya cuenta con este programa en la modalidad de Investigación desde el curso pasado y en el Gil y Carrasco de Ponferrada también se ha implantado este curso esta misma especialidad.

«Ofrecían un método de trabajo alternativo basado en la investigación, que pone en alza la práctica frente a los exámenes y me atrajo», explica el alumno Rodrigo Alija, tras acabar un cine fórum sobre la película Babel. Han tenido un intenso debate sobre como todo el mundo «está interrelacionado» y que «existe una sincronización entre las diferentes culturas y sociedades». Han abordado cómo el director «emplea los saltos temporales y espaciales y crea la confusión» para dar sentido, precisamente, a Babel.

Hablan activamente y dejan fluir sus impresiones. «Esto no sería posible con más alumnos», explica la profesora Amelia del Caño, quien añade que este modelo de bachill

erato «está más enfocado a la didáctica que a los contenidos canónicos», porque se apuesta por la práctica, ya que estos estudiantes «están más motivados y cuentan con capacidades» que permiten ir más deprisa en los contenidos teóricos y afrontar la experimentación con más tiempo. «Son más creativos, más emprendedores y tienen iniciativa», añade el profesor Alfonso Villalba.

Los docentes que imparten el Bachilerrato de Excelencia se ofrecen de forma voluntaria para impartir estas clases, a las que tienen que dedicar más esfuerzo y tiempo, ya que no sólo se limitan a la teoría. «Para nosotros resulta más interesante porque el cien por cien de lo que nos ofrecen es nuevo, nosotros aprendemos cómo buscar información y analizarla», explica Guillermo Díez.

Los quince alumnos que estudian esta modalidad en Juan del Enzina quieren ir a la Universidad, aunque la mayoría aún no tiene decidido qué estudiarán. De lo que sí son conscientes es de que asistir a las clases del Campus de Vegazana les «ayuda a decidir», además de que ya reciben un «entrenamiento» que les prepara para entrar en las aulas universitarias. Una de las premisas es que los estudiantes tengan contacto directo con la Universidad y desde el centro están agradecidos porque en el momento que se pusieron en contacto con la institución académica recibieron un sinfín de propuesta que fue preciso seleccionar y finalmente acuden a Económicas, Filosofía, Derecho y Ciencias del Trabajo.

Los alumnos de Excelencia tienen dos horas más de clase al a la semana y en su programa anual se incluye una asignatura específica a mayores para la elaboración de un proyecto de investigación que tienen que concluir en segundo curso. «Ellos no están obligados a ir a las clases que se dan en la Universidad, pero siempre van todos», comenta Amelia del Caño.

Otra de las ventajas, son los intercambios con alumnos de otros países que se promueven desde el instituto. Ellos ya han estado en Alemania y está previsto que también vayan a Italia y a Inglaterra, explica el director del Juan del Enzina, Antonio Perandones: «Es una posibilidad de viajar porque sólo tienen que pagar el billete y allí viven en casa de un alumno que después les visitará a ellos».

Alumnos brillantes y prácticos