viernes. 09.12.2022
FORMACIÓN Y EMPLEO

Los alumnos de FP se aproximan ya a los universitarios por el desplome de matrículas

La Formación Profesional se mantiene en los siete mil alumnos desde hace ocho años y la ULE ha pasado de 13.100 a 8.900
Un alumno de uno de los ciclos de FP que imparte el centro integrado Tecnológico Industrial de León. FERNANDO OTERO.

La Formación Profesional en la provincia de León mantiene una matrícula estable desde hace ocho años, una cifra que supera siempre los siete mil matriculados. La constante de alumnos que se decanta por estos estudios contrasta con la matrícula en la Universidad, que se ha visto más afectada por la bajada demográfica y el alto precio de las tasas académicas, que fue incrementado desde el 2012 por la Junta para equilibrar los ingresos, lo que las colocaron como las terceras más caras de España. Frente a ello, la FP se consolida por su alta inserción laboral y su capacidad de lanzar al mercado personal especializado en poco tiempo, aunque en contra tiene que en León continúa siendo casi imposible que florezca la FP Dual, además de que la oferta de títulos también permanece estancada desde hace varios cursos.

 

Este julio, más de 700 alumnos se quedaron sin poder matricularse en el ciclo de FP deseado, después de que 2.022 lograran hacerlo, según los datos que manejaba la Junta en agosto, teniendo en cuenta que los alumnos que nutren las clases de Formación Profesional son, principalmente de la provincia de León, frente al hecho de que en la Universidad casi un tercio de los estudiantes proceden de fuera de Castilla y León. Los alumnos de nuevo ingreso en la institución universitaria también superan los dos mil en los últimos años.

 

Los alumnos de FP se reparten entre los de Grado Medio y Grado Superior, superando en los últimos años los 2.700 los de menor titulación y con un millar más de inscritos en los títulos superiores. En total, desde el curso 2012/2013, los estudiantes de Formación Profesional en la provincia de León superan los siete mil, llegando en el 2013/2014 a su pico de matrícula con cerca de ocho mil inscritos. Frente a esta situación de estabilidad en el número de alumnos, los datos de la Universidad son decrecientes. Según la información que consta en las estadísticas de la Consejería de Educación, la institución académica leonesa de enseñanza superior tenía hace ocho años más de 13.100 estudiantes, una cifra que ha ido cayendo desde entonces hasta llegar a los 8.896 estudiantes con los que contaba en el curso 2018/2019.

 

En los últimos años también existe trasvase entre estudiantes de ambos recorridos. Es decir, egresados universitarios —sobre todo de la rama de ingenierías que deciden completar sus estudios con ciclos de FP donde adquieren conocimientos más prácticos—, o la inversa, tras titularse en FP, deciden continuar estudiando un grado universitario para ampliar sus conocimientos.

 

La alta inserción laboral de los estudiantes de Formación Profesional parece ser uno de sus atractivos, ya que según los datos facilitados por la Consejería de Educación, el 84% de los estudiantes que acaba su formación logra un empleo y, de estos, el 82% lo hace en el propio León. Una tasa de empleabilidad que está marcada por la asociación principal al mercado laboral y la relación con las empresas que impulsan los institutos, todo ello a pesar de que la FP Dual, en la que la empresa se incorpora directamente a la formación del alumno, no logra fraguar en León ante las características del tejido empresarial, con pymes y micropymes. Destaca también que, en el ámbito universitario, cada vez tienen más demanda los recorridos que permiten a los estudiantes conseguir en menos tiempo dos títulos universitarios, como Derecho y Ade o Historia e Historia del Arte, vías que curso tras curso está abriendo la Universidad de León para conseguir titulados con mayor formación y posibilidades.

Los alumnos de FP se aproximan ya a los universitarios por el desplome de matrículas
Comentarios