sábado 21/5/22
                      Giménez, del sector de Diez, junto a Cendón, en el congreso. RAMIRO
Giménez, del sector de Diez, junto a Cendón, en el congreso. RAMIRO

Con la marca de José Antonio Diez al alza y la del PSOE a la baja, el aparato socialista hace balance de daños. Después del resultado de la batalla por la secretaría general de la agrupación local, en la que el alcalde ganó por 48 votos, las direcciones provincial, autonómica y federal no contemplan la posibilidad de instigar una reclamación de primarias para la elección del candidato al Ayuntamiento. No lo hacían ya antes del proceso, según mantienen, y como expresó en la madrugada del ayer, conocido ya el reparto, el líder de la formación en la provincia. «Como siempre hemos dicho, era algo que no se cuestionaba. Las reglas dicen que los alcaldes y las alcaldesas, salvo que lo pida más del 50% del censo de militantes, algo que no es normal, repiten», relató Javier Alfonso Cendón, después de que el regidor se hubiera autonominado en el discurso de la victoria y, sin respiro, apostillara su candidatura con el latiguillo de «salvo que pase algo más».

No pasará. Ni siquiera la puerta que dejó abierta Pilar Carnero hace albergar una opción. Pese a que la aspirante, tras conocer los resultados, que no descarta presentarse a primarias, ninguno de los grupos de poder que sustentaron su candidatura a la secretaría de la agrupación socialista se plantea apoyar siquiera la petición. «José Antonio nunca fue cuestionado como candidato a la Alcaldía. Interesadamente alguien ha estado haciendo ver que eran unas primarias para elegir candidatura. Se ha demostrado que no era así», defendió Cendón, quien insistió en que «cualquier compañero se puede presentar a la secretaría general de la agrupación y eso en ningún momento cuestiona quién puede ser el candidato». «Puedo dar ejemplos: la alcaldesa de Gijón no es secretaria general, ni el alcalde de Valladolid, ni el alcalde de Villablino...», enumeró el secretario provincial, enrocado en que no era «verdad» que se le quitase peso político al alcalde si perdía la secretaría general de la agrupación local.

Pero precisamente esa era la cuestión. La estrategia buscaba minar el peso de Diez para que el partido en León no se identificara de manera directa con el Ayuntamiento y su proyecto personalista, sino con el del PSOE. Aunque el resultado ha logrado lo contrario: asentar aún más la imagen del alcalde que se revuelve incluso contra el poder de su partido. La posición le permite apuntarse en el haber las inversiones del Gobierno y, a la vez, que nunca se le haga responsable de los incumplimientos estatales, pese a que en campaña vendió el aval de las siglas como garantía de los proyectos. En un caso y en otro, el regidor siempre gana. «Todos los compañeros tienen el apoyo del partido. No considero que nadie sea fiel o infiel. Considero que la gente tiene que ser leal, tener lealtad con el partido. Estamos aquí buscando lo mejor para la ciudadanía y eso es el proyecto del PSOE, porque es lo que mejor encaja con las personas de esta provincia», explicó Cendón para explicar esta sensación, aunque cuando se le pregunto si Diez era leal no se atrevió y lo zanjó con un «pues claro».

Con una herida aún más abierta, deberán coexistir. Cendón no piensa dimitir, amparado por las direcciones autonómica y federal. Ni Diez se plantea asaltar el poder orgánico, al menos por el momento, pese a que tras el congreso avisó de que hablará con «compañeros del ámbito federal» e incluso «de la provincia» que le habían llamado para mostrarle su apoyo. Pese a que había anunciado que reclamaría que se depurasen responsabilidades, si ganaba, en la madrugada de la victoria, en contra de sus arranques habituales en caliente, apuntó que lo pensará «con frialdad».

A un año de las elecciones municipales, cada parte condicionan el futuro de la otra. «Lo que necesita el PSOE es estar unido y es lo que tiene. Salimos con la fuerza para volver a ganar las alcaldías más importantes, hasta la del municipio más pequeño y a repetir la Diputación, que es el objetivo que tenemos», apuntó Cendón. Lo más cercano a la paz será este pacto de intereses.

El aparato del PSOE no dará la batalla para discutir la candidatura de Diez