martes. 31.01.2023
undefined
Uno de los últimos actos de Santa Bárbara. JESÚS F. SALVADORES

Este domingo, los artilleros del Mando de Artillería de Campaña celebrarán la festividad de su Patrona “Santa  Bárbara” con un acto militar. 

El acto tendrá lugar a las 12.00 en el patio de Armas de la Base “Conde de Gazola” y estará presidido por el general Juan Francisco Arrazola Martínez, jefe del Mando de Apoyo a la Maniobra. Durante dicho acto se impusieron las condecoraciones de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo y del Mérito Militar a los mandos y tropa de la guarnición a quienes les han sido concedidas durante el presente año.

Con la celebración de este acto, se concluye el periodo de conmemoración del patronazgo de Santa Bárbara al Arma de Artillería y que en especial ha contado con la celebración del tradicional triduo en la iglesia Santa Marina la Real y el concierto en el Auditorio de León.

Santa Bárbara, virgen y mártir es una de las santas más veneradas en toda la cristiandad, desde Oriente hasta Occidente siendo aclamada como protectora contra los males que provoca la tormenta y contra la muerte súbita. Forma parte de los catorce santos auxiliadores, que son aquellos santos cuya invocación es suficiente para obtener una gracia y la extensión en la que se le venera es grandísima.

Santa Bárbara vivió en Nicomedia (Turquía) en el seno de una familia acomodada que en el año de su martirio (235 DC) contaba con dieciséis años de edad. Su padre, Dióscoro, era el sátrapa de la ciudad, quien decidió encerrarla en una torre para hacerla invisible a otros hombres. La joven se dedicó al estudio y la meditación y entró en contacto con el cristianismo a través de sus maestros lo que le llevó a abjurar del paganismo y convertirse a la fe de Cristo siendo bautizada. Cuando Dióscoro descubrió que su hija profesaba la religión cristiana la denunció al pretor romano, quien la sometió martirio. La fortaleza, perseverancia y fe en Dios de la joven Bárbara le dio la energía necesaria para resistir todos los tormentos a los que fue sometida, perseverando en su nueva fe. Finalmente, el pretor romano la condenó a muerte por decapitación. Su propio padre fue su verdugo. Tras el vil parricidio, cuando Dióscoro regresaba teñido en la sangre de su hija un rayo cayó sobre él siendo fulminado instantáneamente.

La devoción a la Santa pronto llegó hasta la península ibérica y se extendió entre su población. Sin duda alguna, el patrocinio de Santa Bárbara sobre los artilleros en España es anterior a 1522, pero es en esta fecha cuando se ha aprobado la efeméride del inicio de su patronazgo gracias al conocido “recibo de la pólvora” que data de esta fecha y que se encuentra en el archivo de Simancas.

Carlos I es coronado en Aquisgran Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y por ello trasladó un voluminoso tren de Artillería hasta allí para conmemorar su coronación. El capitán de Artillería, Juan de Terramonda, fue el designado para el empleo de las piezas artilleras en el acto. A su regreso, en la ciudad de Burgos, el Alcaide del Castillo de Burgos, ordena que se le entregue al capitán Terramonda tres barriles de pólvora para la celebración de la fiesta en honor a Santa Bárbara, por la devoción que éstos la profesan. Este hecho es el que constata el recibo de la pólvora y el que se oficializó como el inicio del Patronazgo de Santa Bárbara.

Quinientos años después, esta devoción continúa arraigada en la Artillería de España, como también lo es en otras Artillerías del mundo.

Artillería celebra mañana 500 años de Santa Bárbara como patrona