sábado 27/2/21
Tribunales

El asesinato de Obispo Almarcha se abre a otras vías

La Policía Nacional avanza en nuevas hipótesis para tratar de esclarecer el asunto
Portal de la vivienda en la que ocurrieron los hechos. J, CASARES/EFE

La Brigada de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía en León ha abierto nuevas líneas de investigación para tratar de esclarecer el crimen de la calle Obispo Almarcha de la capital, que ocurrió en marzo del año pasado y que pese a la existencia de un sospechoso principal, no avanza por mor de las circunstancias. En plena fase de investigación, se decretó el confinamiento más estricto y la decisión cercenó el seguimiento que se hacía de un posible implicado.

La investigación trata de esclarecerla muerte de una mujer de mediana edad cuyo cuerpo fue hallado sin vida la noche del 26 de marzo pasado en su vivienda de León. Los investigadores buscan a un hombre con el que la víctima había discutido la noche en la que falleció. Hasta el momento, “todas las hipótesis” se mantienen abiertas, según ha informó en su día la Subdelegación del Gobierno.

La mujer, que fue apuñalada, habría discutido intensamente con una persona en su domicilio de la calle del Obispo Almarcha. Los vecinos alertaron a la Policía y cuando los agentes llegaron al inmueble la encontraron, ya fallecida y con heridas de arma blanca. Los agentes investigan en el entorno de la mujer, que regentaba un bar, en la calle de Daoíz y Velarde en el barrio de El Ejido.

Un hándicap
Los hechos ocurrieron en pleno confinamiento duro y las investigaciones se vieron muy dificultadas

La Policía tuvo identificado desde un primer momento a un posible sospechoso del crimen, pero las circunstancias mencionadas hicieron imposible realizar un seguimiento completo y con los indicios que se recopilaron no se entiende que haya suficiente prueba como para sostener una acusación firme que poder llevar ante el Ministerio Fiscal. En un primer momento la familia lamentó la falta de información sobre el caso y la existencia de múltiples interrogantes que llevaron a la desazón a los propios allegados de la mujer, que no sabían a qué atenerse pese a que entre sus miembros había personas relacionadas con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Del entorno

Los agentes investigan en el entorno de la mujer, que regentaba un bar en una calle cercana. La Policía había identificado ya a un posible sospechoso del crimen y estaba centrando sus esfuerzos en localizarlo para proceder a su detención. Pero el asunto se torció por cuanto en el transcurso de la instrucción policial, han aparecido nuevas pistas que complican las cosas. Los vecinos alertaron a la Policía y cuando los agentes llegaron al inmueble la encontraron, ya fallecida y con heridas de arma blanca. Había tenido una discusión a voces con una persona a la que conocía. Fue instantes antes del momento que sitúan en el tiempo los forenses para datar su muerte. El Instituto de Medicina Legal de León constató después que en el cadáver había signos compatibles con lucha. Las actuaciones siguen en secreto de sumario tras ser dictadas por el Juzgado de Instrucción número 1 de León.

Crónica negra
El año pasado hubo cuatro crímenes, en Villavente, León, San Juan de Paluezas y La Silva

Pendiente

No es el único crimen en esa zona que está pendiente de resolver. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial deberá dar respuesta al recurso planteado por la representación procesal de la familia del varón asesinado en junio de 2016 en su domicilio de la calle Santa Ana, en el barrio del Ejido, cuya causa había sido cerrada por falta de autor conocido por el Juzgado de Instrucción número 4 de León.

La estadística de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado correspondiente a los tres primeros trimestres refleja también la existencia de tres tentativas de asesinato o de homicidios dolosos. Son asuntos que siguen otro tipo de investigación por parte de las fuerzas de seguridad.

El asesinato de Obispo Almarcha se abre a otras vías