lunes. 08.08.2022
El estado de la N-120

El asfalto con más tráfico de León entra en barrena

El deterioro del firme de la N-120 empeora las referencias del vial
                      Detalle de un tramo de la N-120 cerca de la vega del Órbigo. RAMIRO
Detalle de un tramo de la N-120 cerca de la vega del Órbigo. RAMIRO

Con el parte de incidencias a rebosar, la carretera con mayor circulación en la provincia leonesa se dispone al más difícil todavía con el declive de la estructura. Por si había poca presión con la densidad de tráfico y el estrés vascular, los usuarios de la N-120 emiten señales de auxilio por el estado del firme.

Más de treinta mil vehículos al día en alguno de los tramos afectados por la quiebra del piso, exagerada con la mayor afluencia de vehículos a esta carretera nacional que desempeña como puede el rol de palanca de apoyo para el desarrollo económico y social de la provincia leonesa. Lo que pasa en este territorio, circula por esta arteria, que desde hace meses deriva a una situación de deterioro similar al que se vivió hasta no hace tanto tiempo a lo largo de la León-Benavente.

Firme reventado, grietas, baches, pegotes, que hacen de las rectas más afamadas del vial trayectos insufribles para los usuarios, la mayoría recurrentes casi a diario, por motivos laborales, negocios, distribución, transporte. En verano, el turismo, con incrementos notables en la ocupación media de la carretera, por el tránsito hacia el oeste, que acaba en este cauce casi por descarte del resto de opciones, de la que disuade el peaje en la autopista de León a Astorga.

Todo lo que le pasa a León a la vuelta de unos años a esta parte circula por la N-120; ahora, sobre las grietas de la N-120, cabeza de cartel del corredor central para la presión circulatoria de la provincia leonesa. Las hendijas suman así un nuevo condicionante para los itinerarios que se emprende a través de esta vía, que conecta lor principales polos de actividad en la tierra adentro de León. Los polígonos, a los que sirve, las conexiones entre tres de los principales núcleos urbanos que entrelaza, (León y su área periurbana, Astorga y Ponferrada), no se toma como referente de exigencia para el deber de la administración en el mantenimiento adecuado de la vía; por otra parte, una de las que ocupa el podio de alta siniestralidad de tráfico entre todas las de la provincia leonesa.

Otra gota al vaso
Baches, grietas y capa de rodadura despellejada complican el uso de una carretera saturada

El paisaje de la N-120, entre páramos y riberas, se distingue por colas interminables de tráfico pesado y vehículos ligeros, que buscan acertar en algunas de las escasas oportunidades de avanzar en el trayecto en hora punta (que resulta casi todo el día) en el pasillo leonés del Camino de Santiago. Los tramos más afectados por la capa de rodadura despellejada se localizan en intervalos entre las localidades de Villadangos y Hospital, también al oeste de la vega del Órbigo, cuando la carretera se despliega entre cambios de rasante camino a la desembocadura de las arterias de alta capacidad cerca de los enlaces a Astorga.

El bache y la grieta se unen al repertorio de incidencias que penalizan la circulación diaria por la N-120; en esta carretera están pendientes de ejecución dos estructuras esenciales para mejorar las condiciones de seguridad: la rotonda de Valverde y la glorieta que jubilará el cruce de semáforos en Trobajo.

El asfalto con más tráfico de León entra en barrena