martes 19/1/21

El atasco castiga especialmente a los autónomos del comercio y hostelería

Domiciano Curiel: «Tenemos un problema serio y a corto plazo no veo una solución»

«Tenemos un problema serio con el atasco tremendo que sufre el Sepe por todo el tsunami económico y laboral que ha provocado la pandemia». El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Castilla y León, Domiciano Curiel, puso ayer el acento en un colectivo especialmente castigado por la paralización que sufre este servicio debido a la avalancha de solicitudes y trámites laborales a realizar. Y en especial están sufriendo los efectos los autónomos de dos sectores muy concretos: el comercio y la hostelería.

Junto con Valladolid, León es la provincia de la Comunidad que más autónomos agrupa: nada menos que unos 42.000, según las estadísticas que maneja ATA Castilla y León.

Esta cifra indica bien a las claras, según Curiel, que la enorme ralentización que sufre el Sepe en estos momentos la está sufriendo de forma muy directa el colectivo de autónomos.

Un sector poderoso
Junto con Valladolid, León es la provincia con más autónomos: nada menos que 42.000

Problema agravado
«El consumo ha caído un 24% y es un problema que se suma al tapón que sufren los trámites»

«Y por desgracia —apuntó— no veo que vaya a haber una solución a corto plazo. El colapso es tremendo y ante esta emergencia la administración no ha aumentado las plantillas que sería lo lógico y lo razonable para atender con mucha más rapidez las miles de demandas laborales que se han presentado».

Domiciano Curiel señaló que la situación se agrava con los autónomos que tienen trabajadores a su cargo, trabajadores que han tenido que dejar de momento al margen y que sufren especialmente los retrasos en los cobros.

«Y aquí hablo especialmente de los autónomos de los sectores de hostelería y comercio, que es donde están sufriendo muchísimo. No hay que olvidar que el consumo ha bajado alrededor de un 24% para agravar aún más la situación actual. Por eso las prestaciones deberían agilizarse».

En León, el 25% de los autónomos corresponde al comercio ya la hostelería. En tercer lugar se situarían los de agricultura con un 15% y después los de industria con un porcentaje similar.

El pasado mes de septiembre el Gobierno y las organizaciones de autónomos suscribieron el acuerdo para renovar las ayudas a este colectivo hasta el 31 de enero del 2021. La Seguridad Social recupera una prestación por cese de actividad especial para aquellos trabajadores por cuenta propia que se vean obligados a cerrar por un rebrote. También alarga la compatibilidad del cese de actividad ordinario con los ingresos laborales y flexibiliza los requisitos para el acceso a las ayudas a los autónomos de temporada.

Según calculos avanzados por ATA, las ayudas del Gobierno llegarán a unos 600.000 personas en el conjunto del país. Un acuerdo que ayudará a resistir a un colectivo de peso en la economía leonesa y nacional.

Tras apremiar la necesidad de reforzar este servicio con más personal, Curiel,al igual que los sindicatos, cuestionó la necesidad de volver a tramitar de nuevo Ertes ya presentados con anterioridad. En la práctica eso significa volver a tramitar miles de solicitudes solo en León y entre 400.000 y 740.000 en el conjunto de España. Una situación que, unida a las carencias de personal y recursos tecnológicos en el Sepe está desatando los nuevos retrasos que sufren los afectados en forma de impagos de esta prestación, «incluso para trabajadores que llevaban meses cobrando correctamente las compensaciones derivadas de los Ertes».

El atasco castiga especialmente a los autónomos del comercio y hostelería