jueves 02.07.2020
INFRAESTRUCTURAS

El AVE a León no alcanzará hasta final de año su máxima velocidad

Seguirá seis meses más de lo previsto con el sistema Asfa que no permite superar los 200.

Asun g. Puente | redacción

La alta velocidad en los trenes AVE que circulan por la nueva línea tendrá que esperar. Y lo hará al menos hasta final de año, momento en que Adif tiene previsto que alcancen los 350 kilómetros a la hora, frente a los 200 actuales con los que circula desde la inauguración del trayecto el pasado 29 de septiembre. La diferencia entre ambos límites reside en sus sistemas de seguridad: del Asfa al ERTMS que incorporará.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció con la llegada del AVE a la capital que alcanzaría su máxima velocidad en el primer semestre de 2016, tras unos meses de adaptación precisos y puso como ejemplo lo que había ocurrido en otras líneas. La realidad es que en ciudades como Alicante el proceso se prolongó durante un año tras la inauguración.

Según ha podido conocer este periódico, las obras para la instalación del ERTMS de nivel 2 —el de mayor categoría del sistema de la alta velocidad española que permite alcanzar los 350 kilómetros por hora— en la vía de la línea Valladolid-Palencia-León ya se encuentran en plena ejecución. El sistema también va instalado en el equipo de embarcado de las dos cabinas de cada tren. Tras estar lista la vía, deben comenzar las largas pruebas de cada uno de los ferrocarriles que por allí circulan: AVE, Alvia y Avant para acoplar la máquina a la vía. Los testajes se realizarán siempre por la noche, al igual que ahora ejecutan las instalaciones en los 162,7 kilómetros del trazado de la línea.

En algo más del 80% del recorrido, los trenes AVE podrán alcanzar la máxima velocidad descrita, salvo en pequeños tramos cercanos a estaciones que requieren la aminoración de la marcha. En esos instantes su velocidad oscilará entre los 120 y los 160.

Tal y como se refleja en el gráfico, el trayecto desde Madrid hasta cerca de Valladolid tendrá su límite en los 300 kilómetros/hora, ya que esa parte de la línea y su vía cuentan con el sistema ERTMS nivel 1.

El tramo más extenso en el que el AVE 112 alcanzará su velocidad máxima es el comprendido entre la bifurcación de Becerril (pasada ya Palencia) y la de Vilecha, en las cercanías de la capital leonesa, con una extensión sobre la vía de cien kilómetros.

En un proyecto sin precedentes en España, salvo en un pequeño recorrido de la línea Zaragoza-Huesca, la alta velocidad a León llegó en una sola vía. Únicamente cuenta con la doble entre las bifurcaciones de Pajareras (kilómetro 187,3) y Cerrato (el 223,5) y entre las de Las Barrenas (260) y Vilecha (en el 338), con el objetivo fundamental de permitir el cruce de trenes (en uno y otro sentido) y agilizar la circulación.

Los recortes, obligados por la crisis, atraparon de lleno el proyecto de la alta velocidad a León, por lo que finalmente Fomento tuvo que optar por una única vía. Las obras de la nueva línea supusieron una inversión de 1.620 millones de euros. Con la llegada del AVE, León quedó unida a la red de la alta velocidad española y sus conexiones con el viejo continente.

 

El AVE a León no alcanzará hasta final de año su máxima velocidad