viernes. 27.01.2023

Los Reyes han traído una nueva avería a la parrilla de circulaciones de Renfe. Los pasajeros del AVE que hacían viaje de León a Alicante a primera hora de la mañana se quedó parada en Garcillán, antes de la estación de Segovia, por un nuevo problema con los pantógrafos por el hielo en la catenaria.

Como ya sucedió con los 300 viajeros que el pasado martes tuvieron que completar el viaje por autobús, tras quedarse tirados entre León y Asturias por la falta de previsión de Renfe, esta vez 142 usuarios fueron trasbordados por carretera. Después de casi una hora de espera en mitad de la vía, sin calefacción, la compañía ferroviaria estatal les dio una solución para poder enlazar con su destino.

El incidente se dio poco antes de las 09.00 horas, cuando el maquinista avisó del problema por el hielo en la catenaria y alertó de que los viajeros se encontraban sin calefacción dentro los vagones. A las 09.42 horas llegó el tren de socorro a Segovia, pero un problema con el enganche del convoy averiado hizo que se complicara la maniobra. Como resultado, el retraso superó las dos horas en el recuento final.

El AVE de León a Alicante deja tirados a 142 pasajeros
Comentarios