sábado. 26.11.2022

Hay un informe técnico que avala las tesis de los municipios leoneses empeñados en que el trazado de la A-60 no entierre su futuro bajo la plataforma de la autovía. Las peticiones se envuelven en forma de alegaciones, que se describen sobre puntos claves para este flanco leonés que lidera varios de los segmentos que evalúan la reversión social y económica de la zona. Se pide la autovía por la margen oeste de la carretera Nacional 601 para favorecer el desarrollo industrial, porque la alternativa favorece el enlace con la LE-521, que realiza un corte transversal por los Oteros y llega a Valencia de Don Juan, que espera una salida de su enclave industrial a este vial que conduce la autovía al centro de Castilla, territorio en las antípodas del avance industrial y económico que padece León. El informas técnico realiza un énfasis notable sobre el efecto que tendrá el actual trazado, en diseño, para los regadíos de la zona de Campos, en la margen izquierda de la Nacional; especialmente, en aquellas fincas de reemplazo que ya están en explotación, y verían limitado el avance de los regadíos en la zona (cuestión que, por otra parte, beneficia las tesis de la CHD y Medio Ambiente, que mantienen que no hay agua suficiente en Riaño para cubrir las promesas que justificaron el cierre del embalse. La defensa de la alternativa oeste para la autovía también hace referencias a las ubicaciones de las estaciones de servicios, más accesibles si se acerca al paso de la carretera LE-521.

Entre la avutarda y la promesa del agua
Comentarios