martes 7/12/21

El Ayuntamiento idea una tarjeta recargable para sustituir al bonobús

El dispositivo electrónico se venderá y recargará en los estancos y quioscos.
Los autobuses ya han sido adaptados para incluir el lector de las nuevas tarjetas.

El transporte urbano en León tira de tarjeta. Un dispositivo electrónico que se empezará a distribuir en pruebas en las próximas semanas, con una primera entrega de unas 400 unidades, y que en mayo se extenderá a todos los usuarios. El sistema con el que, a «medio plazo», se pretende dar por jubilados a los bonobuses de papel, según anuncia el concejal delegado de Transportes del Ayuntamiento, Ricardo Gavilanes, quien reseña que entre las prestaciones de la iniciativa en la fase inicial se acumula la posibilidad de poder disponer del servicio de préstamo de bicicletas que hay repartido por la ciudad.

Las tarjetas se venderán en los estancos y quioscos, al igual que sucede ahora con los bonobuses, y se recargarán también en estos establecimientos con los viajes que requiera cada ciudadano. Una fórmula, distinta a la tarjeta monedero que se había planteado en anteriores mandatos, diseñada por la empresa leonesa Proconsi con una tecnología Desfire que impide la copia y el duplicado para evitar la posible picaresca que quedaba abierta con el primer modelo presentado, que no se llegó a poner en funcionamiento en la primavera pasada.

Para adaptarse a las necesidades de los usuarios, el proyecto se divide en dos modelos de tarjetas: una anónima, que puede ser utilizada por varias personas como el bonobús ordinario; y una segunda personalizada e intransferible para poder beneficiarse de las tarifas de jubilado o estudiante, así como para tener acceso al préstamo de bicicletas, que tendrá que configurarse en la oficina de transportes, situada en el Ayuntamiento de Ordoño II.

El departamento dirigido por Gavilanes sopesa todavía si cobrará el coste de cada una de las tarjetas, que ronda los 1,5 euros, mientras ultima los detalles de la puesta en marcha del sistema, para el cual ya se han instalado en los todos autobuses del transporte urbano los nuevos lectores de las tarjetas y sólo queda el reparto de los dispositivos que serán usados durante el periodo de pruebas para comprobar el funcionamiento.

Una nueva prestación para mejorar un servicio municipal que contabiliza cada año cerca de 5 millones de viajeros, pero que acumula un déficit superior a 5,5 millones de euros que en cada ejercicio tienen que ser asumidos por el Ayuntamiento de León.

El Ayuntamiento idea una tarjeta recargable para sustituir al bonobús
Comentarios