jueves 5/8/21
Mascotas

El Ayuntamiento reclama ideas para la ordenanza de animales domésticos

La norma regulará la entrada en locales, el sacrificio cero, el control de plagas y las sanciones

El censo reseña que los perros triplican ya a los menores de 12 años empadronados en el municipio. Con casi 16.000 vecinos apuntados en este registro, a los que se suman los gatos y otras mascotas, el Ayuntamiento de León opta por someter a consulta pública la modificación de la ordenanza municipal reguladora de la tenencia de animales domésticos. Acogido a ley que apuesta por «mejorar la participación de los ciudadanos en el procedimiento de elaboración de normas», el consistorio abre hasta el 31 de julio el plazo para que los ciudadanos, asociaciones e instituciones puedan aportar ideas que se incluyan en el texto con el objetivo de «alcanzar una convivencia pacífica entre personas y animales». La iniciativa aboga por que se haga «especial hincapié en su tenencia responsable para evitar posibles molestias que puedan ocasionar a terceros» para lograr «no sólo la protección y bienestar de los animales, sino también una convivencia equilibrada, pacífica y cordial entre los poseedores y/o propietarios y los que no los tienen».

Proceso abierto
La consulta pública busca sumar iniciativas que luego se trasladen al texto normativo municipal

La ordenanza, que renovará el texto ya obsoleto que se dictó en 1992, marcará los requisitos para la «tenencia responsable de animales» dentro de la filosofía que defiende que «la salud humana y la sanidad animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas en los cuales coexisten». Al pie de la letra de este concepto, se reclama la participación ciudadana para ordenar cómo podrán acceder los animales de compañía a los establecimientos públicos, como comercios, hoteles, restaurantes, bares y locales en los que se consuman bebidas y comidas, y en el transporte público. Junto a esta adecuación, la normativa tendrá que dar respuesta a las condiciones de tenencia de los perros en domicilios; la prohibición o no de su estancia en terrazas, balcones, patios y casas deshabitadas; la limitación a un máximo de cinco perros y gatos en una misma vivienda, como ya sucede en otros municipios; y la presencia de los mismos en espacios públicos abiertos.

La normativa se apoyará en las aportaciones ciudadanas antes de pasar a la fase de tramitación política, que se espera que tenga su primer borrador después del verano y se apruebe de manera definitiva a principios de 2022. En el documento se reflejarán ya de manera concreta las normas no sólo para la tenencia de los animales domésticos, sino también para actuar ante animales salvajes, como las colonias felinas, o la proliferación y métodos de control de plagas, como las palomas. El texto se abre además a asentar conceptos como el sacrificio cero, que ya se hace de hecho, la venta y transacción, la recogida y albergue y la renovación del régimen sancionador para quienes los maltraten y abandonen. La suma, como apuntan los servicios veterinarios del consistorio en el documento de consulta pública, busca «garantizar su protección y bienestar», pero sin olvidar que «su tenencia, explotación o permanencia en el ámbito municipal no sea motivo de molestias o problemas de insalubridad y salud pública».

El Ayuntamiento reclama ideas para la ordenanza de animales domésticos
Comentarios