miércoles 25/5/22

En 1942, con la creación de la Milicia Universitaria, se dio luz verde a la creación de la base Conde de Gazola, que, poco más de 20 años después, se convirtió en un Centro de Instrucción y Reclutamiento. Con el fin de mili ha ido evolucionando hasta convertirse en la base actual incluyendo la ampliación con el campo de tiro que hoy en día aprovechan todas las unidades enclavadas en un entorno próximo. La última incorporación a la base de una gran unidad fue el quinto batallón de la Unidad Militar de Emergencias, que llegó al acuartelamiento de San Andrés del Rabanedo en el año 2006 con la incorporación de los primeros soldados.

De hecho, Conde de Gazola cuenta con más de dos mil hectáreas de superficie forestal, lo que la convierte en uno de los pulmones verdes del entorno de la capital leonesa y en el que los soldados realizan sus maniobras, además del espacio concreto dedicado al campo de tiro. Un gran espacio que desde Defensa se vigila y sanea anualmente para, además de prevenir incendios, regenerar el bosque que lo integra, fundamentalmente a base de pinos y robles. La actuación de este año, condicionada por la pandemia, tenía como objetivo centrarse en el 60% de la masa arbórea. «Es un campo de tiro muy reconocido y en él hay mucho respeto medioambiental y preocupación por la conservación del hábitat con su cuidado y limpieza», precisa el jefe del Mando de Artillería de Campaña, Vicente Torres.

Una base que nació en 1942 con las milicias universitarias