miércoles 26.02.2020

La boca del lobo a la puerta de León

La boca del lobo a la puerta de León

No hay luz para guiar la circulación en los accesos a la ciudad más demandados. Salvo los destellos de los focos del área deportiva de Puente Castro que saltan la valla y deslumbran en medio de la oscuridad; o las torretas de la circular de la LE-11, que son como un faro para los vehículos que van a la deriva en la noche que acordona el sur de León. A la cuerda oscura de la vía de alta capacidad que conecta los accesos con mayor tráfico, se suma el curso de la N-601. Renovada con la reestructuración del nuevo enlace a la A-60, la traza hasta el rotonda que abre el acceso a Puente Castro no tiene iluminación ni firme pintado.

La boca del lobo a la puerta de León