viernes 25/9/20
Sanidad

La bolsa de médicos de Urgencias en León se encuentra a cero desde el año pasado

Al déficit de profesionales de alto nivel se suma que un tercio de la plantilla tiene ya más de 55 años de edad
El servicio de Urgencias del Hospital recibe de 300 a 350 pacientes al día. MARCIANO PÉREZ
El servicio de Urgencias del Hospital recibe de 300 a 350 pacientes al día. MARCIANO PÉREZ

La pandemia del covid evidenció la importancia de poseer una Sanidad fuerte dotada de suficientes recursos materiales y humanos. Sin embargo, las bolsas de empleo de profesionales de donde poder tirar en caso de necesidad están en una situación sumamente delicada. De hecho, la de médicos de Urgencias se mantiene en cero desde el año pasado, según confirmó el coordinador del servicio en León, Saúl Escudero Álvarez.

De modo que los 30 facultativos que trabajan en la gran puerta de entrada de enfermos al Complejo Asistencial Universitario de León (Caule) no poseen recambio. A ello se suma que esa plantilla está envejecida, con un tercio de los médicos mayores de 55 años, lo que supondrá que uno de cada tres se jubilará antes de diez años. Al no estar reconocida como especialidad, las Urgencias se nutren con facultativos vocacionales fundamentalmente de Familia, otro área con graves problemas para encontrar profesionales.

Sin enfermeras

Las peores condiciones retributivas y laborales en la Comunidad ha dejado vacía la bolsa de Enfermería

La Junta conoce la problemática y ya incrementó este año el número de plazas MIR para ir taponando la avalancha de jubilaciones sin recambio que se avecina en León y en el resto de la Comunidad. Pero formar un médico lleva su tiempo. A los años de carrera se suman los cuatro de la especialidad. De ahí que sea clave la previsión organizativa.

Los médicos de Urgencias atienden en la actualidad a unos 350 pacientes como máximo frente a los 450 del año pasado por las mismas fechas al notarse todavía el temor al covid y por el filtro que ejerce Atención Primaria, pero si la carga de trabajo empieza a aumentar «nos veremos en una situación comprometida», admite Escudero. La asociación de médicos de Familia y Comunitarios de Castilla y León también denunció esta semana la falta «crónica de personal» y de previsión para hacer frente a la situación actual, lo que genera «lentitud para retomar el control de los enfermos crónicos» en este nivel asistencial. Una carencia de personal agravada «por los recortes vinculados a la anterior crisis financiera» que se manifiesta en servicios de Urgencias «estresados por falta de descanso de personal y servicios de Emergencias con falta de cobertura de unidades medicalizadas sin personal y escasez de recursos móviles».

Advierte que se ha entrado ya en la primera gran ola de prejubilaciones.

El sindicato Satse también alertó en verano que la Comunidad se quedaba sin enfermeras en las bolsas de empleo «por las malas condiciones laborales y retributivas que ofrecen Sacyl y Servicios Sociales». Recuerdan que Castilla y León ocupa el último lugar en retribuciones de todas las autonomías, lo que provoca «que los profesionales opten por irse a trabajar fuera».

«Ni Sacyl ni Servicios Sociales encuentran ya enfermeras para cubrir las incidencias que están surgiendo», expone, quien matiza que las enfermeras han quedado «demasiado exhaustas por la pandemia como para que ahora no haya suficiente personal enfermero para afrontar la asistencia sanitaria y sociosanitaria». Satse exige la mejora de las condiciones laborales y retributivas de la enfermería «si se quiere garantizar una asistencia de calidad. Estamos expulsando a los jóvenes de nuestra Comunidad, perdiendo importantes recursos humanos que hemos estado formando durante años, sin que la Administración ponga remedio y las consecuencias a corto y medio plazo pueden ser graves».

La bolsa de médicos de Urgencias en León se encuentra a cero desde el año pasado