sábado 24/10/20

«Una buena idea» que todavía no se refleja en la facturación de los negocios

Raúl Alberto Alonso, de Casa Jesús, comercio que lleva abierto desde 1955. MARCIANO PÉREZ

Los comercios de la ciudad aplauden la campaña que puso en marcha el Ayuntamiento para dinamizar el consumo en León, aunque, de momento, no se refleje en las cuentas de unos negocios que todavía no han dejado atrás los problemas derivados de la pandemia. Las ventas avanzan a cuentagotas, como reconoce Elena Marcos, de Ébano, quien ha notado estos días como los leoneses «apuestan por las tiendas de cercanía, quieren ayudarnos», pero después de tres meses cerrados el escenario al que se enfrenta es complicado. «Echamos en falta algo más de apoyo por parte del Ayuntamiento, una ayuda más directa, porque la idea de los bonos es buena, pero no va a llegar a todos», advierte. También la respalda Emilio Jambrina, que regenta la tienda de alimentación ‘Jambrina, el adobo de León’. «Ayudaría mucho si esos dos millones se ponen en circulación, pero será difícil», explica. Su caso es distinto. Ha mantenido abierto el negocio durante todo el estado de alarma. Fueron semanas duras. Ahora, asegura, van mejor las cosas. «Nos apoyamos mucho en la hostelería y en la clientela fija, que va aumentando poco a poco», agradece. Menos optimismo hay entre los comercios dedicados a la moda. Así lo reconoce Alfredo Martínez, responsable del Grupo Adam’s, quien lamenta las «noticias tan negativas de los últimos días» porque afectan directamente a la confianza del consumidor. «Hay otra vez miedo ante un posible rebrote y la gente solo va a comprar lo necesario», explica. Confía en que los bonos con el 25% de descuento supongan un «acicate para el sector». «Por nuestra parte, estamos encantados y agradecidos tanto a la Cámara como al Ayuntamiento», añade. La misma incertidumbre tienen en Casa Jesús, que abrió sus puertas en 1955. Las ventas se han ralentizado tras los primeros días, que «fueron buenos». «Hay otra vez miedo entre la gente mayor», justifica su propietario, Raúl Alberto Alonso, quien agradece el «apoyo de los clientes de toda la vida» y espera que los bonos incentiven de nuevo el consumo.

«Una buena idea» que todavía no se refleja en la facturación de los negocios