miércoles 27/1/21

La burundanga no será homicidio en tentativa

La acusada y la última víctima entran a un banco. DL
La acusada y la última víctima entran a un banco. DL

La utilización de escopolamina por parte de la joven acusada de urdir un plan para conseguir un beneficio económico ilícito no será considerada como siete delitos de homicidio en tentativa sino un robo continuado con violencia, circunstancia que atenúa de forma notable la posible pena.

La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de León firmó en septiembre de 2019 un auto por el que convertía la causa en un procedimiento abreviado, en el que la acusación se dirigía contra la investigada por un delito continuado de robo con violencia. La legislación tipifica con penas sensiblemente inferiores esta modalidad delictiva, que en el peor de los casos puede comportar cinco años de reclusión. Posteriormente, la Fiscalía determinó la necesidad de reorganizar el trabajo existente, por lo que se puso el caso en manos de una nueva representante. El informe de la Guardia Civil, de 124 páginas, se acompaña de una abundante prueba documental, con otro memorándum de 669 folios en el que aparecen extractos bancarios. También se analizan algunas de las coartadas presentadas por la investigada para justificar algunos de sus comportamientos, que parecen desmontados en parte de los casos.

La operación se inició realmente en octubre de 2018, cuando la propia acusada de los envenenamientos presentó una denuncia en dependencias de la Guardia Civil por haber sufrido una supuesta extorsión a manos de dos personas que le exigían una deuda de 200.000 euros.

La burundanga no será homicidio en tentativa