domingo. 03.07.2022

Las maneras de afrontar la soledad son casi tantas como mayores; y así Pilar Pizarro explica que lleva cuatro años en una localidad a la que llegó de Madrid y donde el acceso a la universidad de la experiencia le ha permitido no sentirse «ni aislada, ni sola».

«No buscas hacer amistades sino estar acompañada» en esas dos horas, dos días a la semana, en las que recibe esas clases, incluso cuando el covid la ha mantenido postrada en el hospital.

Por su parte, José María Collazos, recureda a los políticos que el aislamiento social «no se combate desde los despachos», sino que hace falta el concurso de vecinos, ayuntamientos y asociaciones para que los mayores tengan motivos e ilusiones «para salir de casa, arreglarse y mirarse al espejo».

Acompañada de su asistente personal, María Isabel del Campo, pìde para los demás lo que ella ya tiene, ese apoyo que le permite «hacer sus cosas, salir, acompañarles».

Y aunque uno se quede en casa porque quiere, se agradece esa teleasistencia avanzada que permite que alguien «viva contigo» aunque no lo esté, y que te llama para ver «qué es de tu vida».

«No buscas hacer amistades, sino estar acompañada»