martes. 05.07.2022
                      Operación policial en la residencia que ocupaba la banda en Carbajal. DL
Operación policial en la residencia que ocupaba la banda en Carbajal. DL

Eugenio R.P, el cabecilla de la organización de los atracos detenido en la redada de este fin de semana en Carbajal de la Legua (Sariegos), acumula una notable hoja de delitos en su haber.

Tiene antecedentes por similares ataques contra la propiedad e ingresó en prisión por primera vez en el año 2002.

La última vez salió en libertad condicional el 22 de febrero de 2010, tras lo cuál alcanzó la libertad definitiva el 20 de agosto de 2014.

Había cumplido una pena de 12 años de prisión por múltiples atracos. Tiene 63 años en la actualidad y se encuentra recluído en Villahierro desde el 13 de mayo pasado.

La banda está acusada de al menos una decena de atracos a bancos de León, Asturias y otras dos provincias andaluzas, aunque se sospecha que han peinado muchas más sucursales españolas.

La investigación que llevó a desmantelar la red de atracadores se inició antes de la pandemia en la Comisaría de San Andrés del Rabanedo y está declarada secreto de sumario.

Según confirmaron en el pueblo, el supuesto cabecilla, el padre, ya había cumplido condena en el Sur por acciones similares. El despliegue policial llamó la atención, sobre todo, por el trajín de agentes y vehículos y por la vigilancia de la puerta de la casa con tres policías armados con metralleta. El despliegue se inició a las seis de la madrugada por el monte, en el entorno de la localidad de Carbajal de la Legua y del Camino de San Salvador que conecta con Asturias, donde los policías intentaron localizar posibles zulos en los que la red criminal familiar pudiera esconder parte de los botines y las armas.

Después se desplazaron al centro del pueblo donde residen el padre y su mujer (que no fue detenida) y uno de los hijos del matrimonio. El otro fue arrestado en su domicilio de Cubillos del Sil, donde también se dispuso un operativo de notable importancia.

La banda está acusada de al menos una decena de atracos a bancos de la provincia de León, Asturias y otras dos provincias andaluzas, aunque se sospecha que han peinado muchas más sucursales españolas. La investigación que llevó a desmantelar la red de atracadores se inició antes de la pandemia en la Comisaría de San Andrés del Rabanedo y está declarada secreto de sumario.

El despliegue policial llamó la atención, sobre todo, por el trajín de agentes y vehículos y por la vigilancia a la que se sometió a la zona.

El cabecilla de Carbajal ya estuvo doce años en prisión