domingo 15.09.2019

Una de cada cuatro mujeres sufre abusos sexuales en la infancia

Una de cada cuatro mujeres sufre abusos sexuales en la infancia

«El abuso sexual de las mujeres en la infancia es un problema que todavía está oculto debajo de las alfombras». La presidenta de la Asociación Mujeres para la Salud, Soledad Muruaga López de Guereñu, participó ayer en León en la jornada sobre violencia sexual infantil organizada por la Fundación de Familias Monoparentales Isadora Duncan. Muruaga insta a las mujeres que se dedican a la política a abordar en las instituciones el problema de los abusos sexuales a las niñas, que en la mayoría de los casos se producen en el entorno familiar, un problema que afecta a una de cada cuatro menores. Son los datos con los que trabajan las asociaciones de mujeres y del que no hay estudios oficiales. Una realidad oculta que convierte a las víctimas «en carne de cañón para sufrir malos tratos en la edad adulta, con parejas tóxicas y múltiples adicciones. Puede generarse un total rechazo a la sexualidad y otras víctimas pueden tener, en cambio, una conducta promiscua, pero sin disfrute del coito».

El impacto psicológico es tan fuerte que la mayoría de las víctimas recurren al ‘olvido’ pero sus resortes emocionales se tambalean en la edad adulta. «Los abusos los sufren en la infancia, por personas de confianza, y eso va a marcarlas de por vida».

Los agresores son hombres del entorno familiar «lo que conocemos como incesto», lo que impide a la niña reaccionar de manera adecuada. «Lo viven de una manera terrible y se les nota en todo su comportamiento. Pero alrededor de ellas está la familia que en la mayoría de los casos lo ve como un tema tabú y no se enfrentan a la situación».

Muruaga pone el acento en la falta de preparación del personal sanitario, policial, judicatura, abogacía y policial para abordar «con conciencia de género» un problema del que sólo se conoce la punta del iceberg. «Los agresores son hombres encantadores de serpientes, intachables en su comportamiento social, poderosos, porque los hay de todas clases sociales, por lo que el entorno social más próximo no cree a la víctima, que en la mayoría son sometidas a un tratamiento que las señala de mentirosas. En un problema tan complejo que muchas acaban diciendo que se lo han inventado porque estaban enfadadas. Eso me pone los pelos de punta porque esa es la reacción normal de una niña que vive en un entorno familiar que no sabe reaccionar correctamente ante una situación así».

Síntomas

Malas notas, negarse a ir con una persona determinada, vuelven a mojar la cama por las noches, rebeldía, huidas del domicilio, conductas demasiado sexuales para su edad y autolesiones son algunos de los síntomas que pueden esconder un abuso.

Los abusos sexuales en la infancia afectan también a los niños, pero son las niñas las que se llevan la peor parte. Más del doble de violaciones en mujeres que en hombres. Pese al impacto en la salud, el abuso sexual en la infancia es todavía un tema tabú. «Es un secreto que las mujeres se llevan a la tumba».

Al igual que ocurrió con la violencia machista, la Asociación de Mujeres para la Salud critica la falta de medios y especialistas para abordar el problema en España. El centro que gestionan en Madrid atiende una media de 600 mujeres que llegan desde distintos puntos de España. «Hemos abierto una escuela para formar psicólogas. Son dos grados de preparación para que formen a más personal».

Una de cada cuatro mujeres sufre abusos sexuales en la infancia