miércoles 20.11.2019

Cae un 60% el uso de la píldora del ‘día después’ en farmacias y urgencias

Los farmacéuticos de León atribuyen el descenso a una mayor educación sexual .

El uso de la píldora del ‘día después’ ha caído en los últimos cinco años un 60% en la provincia, tanto en la venta de las farmacias como en las dispensadas en los servicios de urgencias de los centros de salud. «Ha pasado el boom», asegura el presidente del Colegio de Farmacéuticos de León, Antonio Carrasco.

El descenso más acusado se ha producido en los centros de salud. Los médicos de urgencias de los ambulatorios de León administraron 933 unidades de píldoras postcoital en 2010, una cantidad que ha ido disminuyendo con los años progresivamente. En 2011 se recetaron 760 pastillas, en 2012, 501, en 2013, 381, 251 en 2014 y 254 en que va de año. En los cinco años el descenso es del 72,8%. Desde la Consejería de Sanidad se atribuye esta caída a la entrada en vigor de la normativa en 2009 que permite su venta en farmacias sin necesidad de receta médica.

Sin embargo, las ventas en las farmacias no respaldan esta teoría. Tras el repunte del año 2009, las ventas de la píldora en las farmacias no ha dejado de caer desde el año 2013. Las unidades vendidas en las oficinas de farmacia han bajado un 46,6% y han pasado de 1.935 dosis despachadas en 2013 a las 1.033 de este año.

Educación sexual

«Desde que se aprobó la normativa que permite la venta en las farmacias han pasado ya seis años. Las mujeres que entonces tenían 22 ahora tienen 28 y los que ahora tienen 20 en 2009 tenían 14 años. Ahora son más maduros. La gente joven que acude a la farmacia tienen una mejor educación sexual, conocen bien lo que es el sida y como prevenirlo», asegura Antonio Carrasco.

La Ley de Salud Sexual y Reproductiva del año 2010, aprobada por el gobierno del socialista Rodríguez Zapatero, prevé campañas de educación sobre los anticonceptivos, programas de educación sanitaria y el uso de la píldora como una fórmula de emergencia. Tampoco han aumentado los abortos.

«No creo que el descenso se deba al dinero», explica Antonio Carrasco. Una dosis cuesta 18 euros. «No es dinero frente a lo que espera si se produce un embarazo. En mi opinión se debe más a que hay más cultura y planificación». Los farmacéuticos creen que el boom de ventas tras la autorización de comercialización de la pastilla en las farmacias «era un exceso de precaución para evitar un embarazo, pero hay que tener en cuenta que las enfermedades de transmisión sexual no disminuyen y eso es una preocupación entre los jóvenes».

Cae un 60% el uso de la píldora del ‘día después’ en farmacias y urgencias