domingo 25/10/20
El comercio se resigna a ventas que no llegan a la mitad de 2019

Cae el tirón inicial de las rebajas

El clima generalizado de temor, la escasa actividad económica, los problemas laborales de los leoneses y las malas condiciones de la meteorología lastran al sector, que insiste en un panorama delicado
Las campañas de descuento de las tiendas están resultando más agresivas que ningún año. FERNANDO OTERO

El comercio local augura una campaña de verano de malos resultados, a tenor de la situación que se presenta mediado ya el mes de agosto. Las buenas expectativas del principio de las rebajas «que nos hicieron soñar con un escenario más benevolente», chocan con la dura realidad. De un descenso en las ventas que inicialmente se estipuló no superior al 30% en pérdidas se ha pasado a un escenario en el que facturar el 50% del volumen de la temporada pasada se firmaría ahora mismo.

Lo corrobora Alfredo Martínez, el presidente del Consejo de Comercio de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele) que trata de hacer un ejercicio de optimismo pero no encuentra argumentos de peso.

«No era lo que esperábamos estas rebajas. Empezamos muy bien, hubo un tirón al principio pero con todo esto que acontece, se ve que la gente no tiene confianza y la cosa está muy regular», explicó en la mañana de ayer en declaraciones a este periódico.

De los cien euros por persona que se gastaron el año pasado, este año se han consignado sólo 50

La causa está a medio camino entre la economía y la salud. «Yo creo que se han juntado las dos cosas». Echa de menos Alfredo las concentraciones de público «porque al no haber eventos, la vida normal se ha cortado y se sale menos a la calle». Es un axioma de lógica: «Si no vas a salir, no te vistes y entonces no compras. Tiras de lo que hay en el armario y todo eso se junta y el resultado es el que es, que habíamos hecho unas previsiones y va a ser muy difícil llegar a ellas»,

En esos cálculos entraba vender el 70% de lo que se facturó en las rebajas del año pasado, alrededor de 30 millones de euros de los 40 millones que generó la compra en el comercio local de la provincia. De los cien euros por persona que se gastó León el verano pasado, en la vieja normalidad, se ha pasado a no más de 50 por cabeza: «Habíamos hecho una estimación superior, pero como esto siga así, pues tendremos que subir el cálculo de pérdidas de este año». Un golpe duro para la economía ya maltrecha de las firmas locales.

Al menos un 15% de las tiendas están cerradas y no se sabe si podrán volver a abrir algún día

Las ventas de ropa tanto en tienda física como online cayeron un 22,5% en julio, un retroceso algo menor que en junio, cuando la facturación disminuyó un 25,8%, según datos del barómetro mensual de la patronal Acotex. El batacazo de julio no es tan acusado, pero en la industria textil no hacen una lectura precisamente optimista de los datos. Ha sido el primer mes completo sin restricciones en los comercios desde el inicio de la pandemia, con grandes cantidades de stock acumuladas y con grandes descuentos en muchas redes de tiendas. Todo esto no ha podido evitar que el textil viva el peor julio en 25 años.

 

Agresivas campañas de descuento

Las agresivas campañas de descuento no han servido para mucho. «Se ha hecho el esfuerzo para motivar a la gente, pero no ha servido de mucho», lamenta Martínez. «A medida que ha pasado el tiempo se ha ido diluyendo y lo peor es que la gente va perdiendo la confianza. Con los rebrotes y demás, se sigue teniendo miedo». El principal problema es que el ciudadano está realizando un confinamiento comercial de facto «que es normal, porque tienen miedo. Esto está siendo muy duro para todos», explica Martínez.

«Las rebajas de verano no han sido buenas y este año se han observada estrategias distintas: por un lado, algunos comercios han realizado descuentos agresivos y otros, con la intención de aguantar la campaña de primavera/verano hasta el mes de octubre, han sido más contenidos en los descuentos», señala la patronal del textil en su informe. El descenso acumulado en lo que va de año llega ya al 43,1% y queda la incógnita de cómo reaccionarán los consumidores después del verano.

Las causas son una mezcla de factores. «Para mí el principal es que la gente tiene miedo a salir». Después se concatenan argumentos varios. La mala situación económica, las ventas online, el imprevisto cambio de la meteorología que arruina las últimas expectativas de la temporada de verano «y por encima de todo, la sensación generalizada de desasosiego». El panorama es complicado, desde el punto de vista del empresariado.

El efecto de las rebajas del mes de julio en moda y calzado repercutió negativamente, con caídas del 14% en tasa mensual de la inflación. Las rebajas de este año han sido especialmente agresivas para tratar de impulsar el consumo.

La inflación cayó un 14% el mes pasado por el bajón de precio que experimentó el sector

A pesar de que el Gobierno levantó la prohibición de abrir las tiendas hace ya casi dos meses, alrededor del 15% de los establecimientos en toda España permanece cerrado y no sabe cuándo volverá a subir la persiana, avisan desde Acotex. El año pasado había en España 61.891 tiendas de ropa, que empleaban a 199.112 personas y facturaron 18.078 millones de euros.

«Con este descenso tan importante de ventas no nos valen moratorias en los impuestos, tasas, tributos o en las cuotas de la Seguridad Social», insiste Eduardo Zamácola, presidente de Acotex. La patronal de la moda insiste en que el sector necesita liquidez» y no más endeudamiento» y, sobre todo, «una solución para el pago de los alquileres comerciales a los que no podemos hacer frente mientras sigamos con estos niveles tan bajos» de facturación.

Mirar al futuro tiene tintes de vértigo. «Los que no hayan abierto ya, no creo que vuelvan a abrir», explica Alfredo Martínez. Hay mucho negocio cerrado ya, no podemos permitirnos que haya más cierres, pero la realidad es al que es y hay que asumirla», explica el leonés.

Cae el tirón inicial de las rebajas