martes 24/5/22
Crisis en el Consistorio

La caída del sistema deja en el limbo todos los datos del Ayuntamiento de cuatro días

El consistorio admite que pueden perderse documentos registrados entre los días 1 y 5 que afectan a plazos y ayudas
                      Los servidores se alojaron en el Centro de Supercomputación tras el incendio de 2012 en el que quedaron inutilizados. NORBERTO
Los servidores se alojaron en el Centro de Supercomputación tras el incendio de 2012 en el que quedaron inutilizados. NORBERTO

Entonces, se trató del fuego, pero esta vez, sin llamas, el problema por el momento supera en magnitud al siniestro del verano de 2012. Aquel incendio, que calcinó por completo todo lo que había en las oficinas centrales de Ordoño II, provocó que el Ayuntamiento de León optara por sacar fuera de las dependencias municipales los servidores informáticos que albergan toda la información de la administración. El soporte físico se trasladó al Centro de Supercomputación, ubicado en la Universidad leonesa y dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, con el fin de mejorar la seguridad de este activo tan sensible. Pero el pasado viernes por la tarde, sin previo aviso de daños, ni alerta alguna de los equipos, el armario dejó de funcionar.

Como consecuencia, la caída ha dejado al consistorio sin sistema informático, con todos los trámites administrativos y de relación con los ciudadanos, desde el 1 hasta el 5 de noviembre, colgados en un limbo del que los responsables políticos admiten que no saben si podrán recuperarse todos los datos. Por el momento, la única certidumbre se agarra a la última copia de seguridad semanal que había, cerrada en la tarde del 1 de noviembre, lunes, y albergada en otro lugar.

Precedentes

El colapso supera al que se sufrió con el incendio, tras el cual se llevaron los servidores a la Universidad

Pero no hay rastro de la información de los cuatro días siguientes, dado que la copia diaria que se hace de cada jornada se albergaba en el mismo armario dañado. Ahí se almacenan todos los trámites que se hicieron: el empadronamiento de cualquiera de los nuevos vecinos, las peticiones para la instalación de un vado, la gestión para una licencia de obras e, incluso, la solicitud de una ayuda de emergencia, el cumplimiento de un plazo administrativo antes de que finalizara, como un recurso de sanción por alguna infracción, o la presentación de una empresa a cualquiera de los concursos de obras o servicios que mantiene abiertos el consistorio. Sin estos datos, tan sólo el resguardo de los ciudadanos serviría para recurrir.

Alternativas

La copia de seguridad diaria estaba en el mismo armario dañado, por lo que sólo queda la semana

No queda tampoco rastro por ahora de los pagos realizados a proveedores, aunque se pueda acudir a su siento contable en las entidades bancarias, fuera de las cuales no se opera. Sólo se salvaron las multas, tanto las giradas por la empresa privada del radar fijo y los fotorrojo como las puestas por los agentes con sus nuevos dispositivos electrónicos, que se tramitan desde un servidor diferente, y la gestión tributaria, que además cuenta con el respaldo de las remesas que remiten los bancos e identifican al pagador. «A partir del momento en que se conozca la resolución final de este problema, se informará a la ciudadanía de la forma de actuar, dependiendo de que exista alguna pérdida de datos que debieran ser restituidos por las personas que hayan realizado trámites municipales en estas jornadas», se excusaron ayer desde el equipo de gobierno, sin atreverse a dar una fecha ni siquiera aproximativa del tiempo en el que la administración permanecerá condicionada por la falta del sistema de gestión informática.

La caída del sistema deja en el limbo todos los datos del Ayuntamiento de cuatro días
Comentarios