jueves 1/10/20
Un cerebro artificial para la ciencia

Caléndula ampliará su capacidad a dos peta bytes para respaldar a los científicos

Los investigadores de toda la Comunidad tendrán un espacio similar al de dos mil ordenadores para guardar sus cálculos
Caléndula es el núcleo central de la supercomputación de Scayle, ubicado en la Universidad de León. RAMIRO

Las posibilidades que ofrece Caléndula, el supercomputador integrado en Scayle, a los científicos agranda sus posibilidades de investigación, pero a la vez complica su capacidad para almacenar todos los datos que consiguen a través de las operaciones que se realizan desde el Campus de Vegazana, a las que pueden acceder investigadores de toda la comunidad autónoma. Ante esa falta de espacio de almacenamiento informático, el Centro de Supercomputación de Castilla y León dará un paso importante en enero, cuando aumentará su capacidad de un peta byte a dos. Es decir, duplicará su espacio para almacenar datos pasando a tener la misma capacidad que si se dispusiera de más de dos mil ordenadores personales.

La inversión necesaria para dar este salto es de 300.000 euros. «Los investigadores ahora no tiene donde almacenar sus cálculos y el objetivo es que guarden aquí sus datos, porque ahora analizan el resultado y después tienen que borrar la operación ante la imposibilidad de almanacenarla, lo que provoca que en muchos casos tengan que volver a repetirla si precisan volver a analizar un dato que se les ha escapado», explican desde el centro de supercomputación Ruth Alonso y Álvaro Fanego.

Scayle cuenta con un ‘armario de discos duros’ que este año duplicará su capacidad para dar salida y respaldar el proceso investigador de la comunidad autónoma, ya que ahora contará con el doble de espacio en el repositorio de datos del centro ubicado en el Campus de Vegazana.

Caléndula amplió este año también su capacidad de operación. El supercomputador cuenta con 386 teraflops, es decir, que ahora es capaz de realizar más de 380 billones de operaciones en tan sólo un segundo, aumentando así la rapidez de los cálculos y las posibilidades de las entidades e investigadores que acuden a este centro. Actualmente, rondan los 80 los ‘clientes-usuarios’ de Caléndula, de los que más de medio centenar son investigadores, proyectos puntuales y grupos propios del centro de supercomputación, mientras que el resto son administraciones públicas.

En este año, la Red de Ciencia y Tecnología que se gestiona desde Scayle, incorporará a todos los colegios e institutos de la comunidad autónoma, además de soportar ya el acceso a internet de las cuatro universidades públicas.

Caléndula ampliará su capacidad a dos peta bytes para respaldar a los científicos