jueves. 11.08.2022

Caléndula es ahora Scayle y ya multiplica diez veces más rápido

El rebautizado Centro de Supercomputación amplía su capacidad de cálculo en sus primeros diez años.
Imagen de las tripas de Scayle. CARLOS S. CAMPILLO

El Centro de Supercomputación de Castilla y León, rebautizado como Scayle y con sede en la capital leonesa, multiplicó por diez su capacidad de cálculo y almacenamiento hasta los 229 teraflops en su primera década de vida, a pesar de la irrupción de la crisis económica. De esta forma evitó la obsolescencia puesto que la actualización de equipos es la «clave» para su supervivencia.

Así lo aseguró ayer el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que presentó la Jornada Supercomputación para la competitividad: Genética, Big Data y nuevos materiales, que se celebró en la sede de su departamento en Valladolid. El foro contó con la asistencia de empresarios, investigadores y responsables de otros centros de supercomputación del país.

En ese sentido, el titular de Fomento destacó la potencialidad en los cálculos intensivo y la simulación de procesos del Supercomputador de Castilla y León, que inició su andadura en 2008 en el campus Vegazana de la Universidad de León. Entonces, recordó Suárez-Quiñones esta actividad estaba reservada a campos como la astrofísica o la meteorología, si bien ahora sus servicios se han extendido a otras actividades. Al respecto, el consejero explicó que los servicios de la supercomputación se emplean en la actualidad en la biología, en la economía y en general en cualquier área que necesite de una máquina de altas prestaciones, tanto en el área de almacenamiento, como de cálculo. De hecho, el centro presta sus servicios no solo a empresas e investigadores, también a las administraciones. Suárez-Quiñones indicó que Scayle destaca no solo por mantener sus equipos actualizados, sino también por la especialización de su personal. Además, forma parte de la Red de Centros de Supercomputación de España, compuesta por 13 entidades, y su actividad se inscribe en los objetivos de la Estrategia Regional de Investigación e Innovacion para una especialización inteligente, RIS3.

Igualmente, el centro se encargará de dirigir el proyecto de Escuelas Conectadas, que enlazará 1.500 centros educativos mediante fibra óptica. Además, ya es coordinador de la Red de Ciencia y Tecnología de Castilla y León, que forma un entramado entre los campus universitarios y centros de investigación. También, el Centro de Supercomputación mantiene contactos con el Incibe (Instituto para la Ciberseguridad), de forma que conforman un hub digital que será clave para la competitividad de la Comunidad y para la creación de empleo.

Por ello, la Junta celebró una jornada para presentar qué hace y cómo está dotado Scayle, que participó en un gran proyecto como es la construcción de un radiotelescopio de un kilómetro cuadrado que iniciará su actividad en 2024.

La jornada arrancó con la intervención de Suárez-Quiñones, a la que siguió la mesa redonda Aplicaciones presentes y futuras de la Supercomputación, con las intervenciones de Juan José Arranz Santos, del grupo de Mejora Genética Animal de la Universidad de León; Santiago Aparicio Martínez, del grupo de Análisis y Simulación Molecular de Fluidos de la Universidad de Burgos, y Aníbal Reñones, del Centro Tecnológico Cartif.

Caléndula es ahora Scayle y ya multiplica diez veces más rápido
Comentarios