sábado 16/10/21
Supercomputación

Caléndula reserva espacio para datos científicos dentro de la red nacional

Uno de los 18 proyectos seleccionados para los centros de supercomputación estará en León
Epicentro del supercomputador de Castilla y León, ubicado en el Campus de Vegazana. RAMIRO

El Supercomputador de Castilla y León, conocido como Caléndula y ubicado en el campus de la Universidad de León, cederá, por primera vez capacidad de almacenaje a investigadores que necesitan utilizar grandes cantidades de datos y que estén dispuestos a compartirlos con otros miembros de la comunidad científica, dentro del plan lanzado por la Red Española de Supercomputación, que integra el centro leonés junto con otros grandes computadores nacionales y que ya avanzó el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, en su reciente visita a León.

En Caléndula, que es el nombre del supercomputador que trabaja en el Campus de Vegazana y como se conoce por extensión al centro, se dará respaldo a uno de los 18 proyectos seleccionados por la red que se centra en una investigación sobre los hongos patógenos que ocupará hasta dos máquinas virtuales hasta 2023 y que, una vez finalizado este periodo, seguirá contando con una copia de seguridad (backup) en Scayle.

En la primera convocatoria de servicios de datos, la Red Española de Supercomputación ha concedido 7,5 petabytes (un Petabyte equivale a mil terabytes) de almacenaje a 18 proyectos de disciplinas tan diversas como genómica y biología molecular, química, astrofísica, análisis y prospecciones del clima e inteligencia artificial. La evaluación de los proyectos presentados a esta convocatoria tuvo en cuenta su excelencia científica y también los planes de preservación, mejora y compartición de los datos.

De 3 a 5 años
La Red Española de Supercomputación concede al proyecto de almacenaje 7,5 petabytes

Datos abiertos
El objetivo, ayudar a los investigadores a guardar sus datos a la vez que permiten su consulta

El almacenaje se ha concedido para períodos de tres a cinco años, condicionado a revisiones anuales del cumplimiento del plan de gestión de datos y, en algunos casos, se ha concedido también capacidad de cálculo para poder llevar a cabo el análisis, la mejora y el mantenimiento de la información almacenada.

600 millones de horas

«Mediante esta convocatoria, la red nacional de supercomputación complementa el servicio de acceso a recursos de supercomputación para la comunidad científica que viene ofreciendo desde el año 2007, con alrededor de 600 millones de horas de cómputo anuales», señalan desde la red, para añadir que el objetivo de la conjunción de los servicios de cómputo y datos «es abordar nuevos retos en investigaciones que utilizan la Inteligencia Artificial o cantidades masivas de datos».

Además de en el Centro de Supercomputación de Castilla y León, los 18 proyectos que se beneficiarán de esta primera convocatoria para el almacenaje de sus datos se guardarán en el resto de infraestructuras repartidas por todo el territorio nacional y que integran la red, que está liderada el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación, el Consorci de Serveis Universitaris de Catalunya, la Fundación Pública Galega Centro Tecnolóxico de Supercomputación de Galicia, el Instituto Astrofísico de Canarias y el Port d’Informació Científica, todos ellos nodos de la Red Española de Supercomputación.

Caléndula reserva espacio para datos científicos dentro de la red nacional