domingo 9/8/20
Disputa por los lindes

Un camino que hace aguas

León concede un vado al Recreo Industrial que Villaquilambre tapona con bloques de hormigón por entender que es un camino para residentes del municipio y por las protestas por el exceso de tráfico
Villaquilambre (derecha de la línea azul). En la parcela 14, entrada con hormigón; en la 16, puerta principal. MARCIANO PÉREZ
Villaquilambre (derecha de la línea azul). En la parcela 14, entrada con hormigón; en la 16, puerta principal. MARCIANO PÉREZ

Dos pivotes de hormigón impiden desde hace varias semanas el acceso rodado a la parte posterior del Nuevo Recreo Industrial donde se sitúa la zona del aparcamiento. El Ayuntamiento de Villaquilambre adoptó esa medida disuasoria al entender que el movimiento diario de al menos un millar de vehículos de socios a las instalaciones a través de su municipio, por el pequeño vial Diego Saavedra de Villaobispo, «pone en peligro» a los vecinos de una docena de viviendas unifamiliares.

Catastro en mano, Villaquilambre defiende que ese terreno pertenece claramente a su municipio y no a la capital, por lo que anima a la entidad recreativa a seguir accediendo como hasta ahora a sus instalaciones desde su entrada principal situada en suelo de León, al inicio de la carretera de Santander, y no por un camino de Villaobispo 200 metros más alejado que «carece de aceras, de capacidad para soportar ese tráfico y que supone un riesgo para los habitantes del entorno», según señala el alcalde de este Ayuntamiento del área metropolitana, Manuel García.

El Recreo Industrial no se ha quedado de brazos cruzados, sobre todo, porque estiman que es más sencillo el acceso por Diego Saavedra que por el cruce principal donde se chocan contra el carril bici. Además, el Ayuntamiento de León le concedió un vado para las puertas traseras creyendo que eran de su competencia. De modo que en el último mes se ha producido un cierto rifirrafe entre municipios. Villaquilambre colocó con las primeras protestas vecinales por el creciente tráfico unas vallas para bloquear el tránsito de vehículos al párking de la sociedad y la Policía Local de León acudió a retirarlas hasta en dos ocasiones. Después recurrió a los actuales bloques de hormigón, más difíciles de mover.

Policía y vallas

Los municipales de León retiraron los elementos disuasorios a los vehículos en Diego Saavedra

La disputa ha llevado a la directiva del Recreo a acudir con un abogado para que Villaquilambre ceda y deje libre el paso a sus instalaciones por ese paso secundario bajo advertencia de que acudirán a los tribunales. El regidor entiende que el «asunto se puede judicializar», pero pide «que no nos metan el agua en casa, porque el recreo se asienta en suelo de León, paga los impuestos en León y tiene entrada por León. Es más, pueden mejorar ese acceso principal negociando con el propietario de la gran finca que tienen en esa zona, en lugar de causarnos a nosotros un problema de peligro vecinal por un vial que no está preparado para asumir ese tráfico», insiste.

La última maniobra de Villaquilambre ha sido instalar una señal en Diego Saavedra para sólo residentes, lo que significa que pueden multar a quien entre y no habite en la zona. La Policía de León reconoce que Villaquilambre podría sancionar «si se entra, pero no si se sale», lo que da pie para que el Recreo ordene el tráfico de sus socios entrando por la puerta principal y saliendo por Diego Saavedra. Un galimatías que hace ver que entre los 52 kilómetros cuadrados del municipio y los 32 de León todavía pueden darse situaciones de fricción.

Un camino que hace aguas