lunes. 03.10.2022
                      Un patinete apoyado en una farola en el centro de León. MARCIANO PÉREZ
Un patinete apoyado en una farola en el centro de León. MARCIANO PÉREZ

La reforma, por primera vez, da cobertura legal al patinete, un medio de transporte que se ha ido consolidando en las ciudades, aunque cuando apareció los responsables de tráfico pensaron que se trataba de una moda pasajera.

Navarro recuerda que se ha aprobado la obligación de que los patinetes cuenten con un certificado de circulación que reúna unas condiciones técnicas mínimas «para evitar que nos entren artículos en malas condiciones», si bien se muestra tajante en cuanto a crear un carné para poder utilizar estos vehículos de movilidad personal: «No está en la agenda», zanja.

El Gobierno quiere dar un paso más en la regulación de este nuevo actor de la movilidad urbana en el real decreto de protección de vulnerables en el que está trabajando. En él podrían incluirse cuestiones como la edad mínima para llevarlo o las condiciones de uso del casco. El debate está abierto.

EDUCACIÓN VIAL, EN PRIMARIA

Más de treinta años se lleva hablando de llevar la seguridad vial a las escuelas, un periodo en el que se han puesto en marcha iniciativas «muy loables», como un «pequeño intento» de incluir esta materia en la asignatura de educación para la ciudadanía, que decayó, precisa Navarro.

Finalmente, la nueva ley de educación recoge la formación sobre movilidad segura y sostenible dentro de la asignatura de Educación Física en Primaria y Secundaria, impartida por profesores de esta materia, con la que los alumnos adquirirán un conocimiento básico obre bicicletas o patinetes y sobre cómo moverse por la ciudad.

Un avance que Navarro califica de «histórico» y que confía en su implantación en primaria para el próximo curso 2022-2023.

En mayo se cumple un año de la entrada en vigor de las llamadas «calles 30» y será entonces cuando se ofrezca un balance de la reducción de la velocidad en las ciudades. Pero de momento, según Navarro, los datos que llegan a la DGT es que efectivamente ha bajado la velocidad media y también la siniestralidad en las calles de las urbes.

El carné para conducir patinetes no figura en la agenda oficial
Comentarios