martes. 05.07.2022
Negocios

Carobels culmina la reconversión de la fábrica de Clesa

La firma leonesa de cosméticos emprende nuevos retos desde la antigua factoría lechera

En la primera onda del círculo industrial de León, acaba de rematarse la mutación de un negocio; aquella legendaria fábrica de leche que operó bajo la marca de Clesa es hoy un enclave puntero en la elaboración y desarrollo de productos de la cosmética y la peluquería. Por acción, decisión e inversión de Carobels, empresa leonesa que acompaña la proyección de la marca con las exigencia de los tiempos. La reconversión se aprecia hasta en la transformación del entorno, casi contiguo al recinto de Antibióticos, en la continuación de lo que fue la primera expansión urbana de la industrialización de la ciudad leonesa en la década de los años 70, del siglo pasado.

Por la importancia que tienen estas instalaciones en la historia de León, Carobels decidió conservar la estética de la fachada, referente de aquella eclosión económica que vivió León en una época bien distinta a la actual, aunque incluyó una renovación profunda a las dependencias interiores y en el diseño de los espacios, con una apuesta clara del dominio de la responsabilidad social y medioambiental, relata la firma leonesa de cosmética en un comunicado de prensa en el que se hilvana el proceso de transformación acometido en este enclave de la avenida de Antibióticos, que acaba de convertirse en su principal centro de operaciones.

El reto del talento

El nuevo centro logístico sustenta 25 empleos y cuenta con show room y área de formación

El nuevo centro logístico de Carobels cuenta con un show room donde dan servicio a los clientes y un Training Center en el que imparten cursos de formación. Las obras comenzaron en 2017 y después del confinamiento, los recursos humanos de la empresa se incorporaron de forma paulatina a sus nuevas oficinas, en la sede de la avenida de Antibióticos número 73 de la capital leonesa, extiende en comunicado. Según explica Juan José Cabero, CEO de Carobels, es el renacimiento de «un complejo industrial en el que imprimiremos nuestra política de responsabilidad social y medioambiental que ya aplicamos en Carobels, las energías renovables, la máxima eficiencia energética y la plena accesibilidad como factores clave». Carobels remarca la inversión en las instalaciones donde emplea a 25 personas; también, en talento joven. «Éste es uno de los mayores retos que tenemos. Han sido años duros, de intenso trabajo, al que siempre nos hemos enfrentado con motivación y entusiasmo. Pero la pasión por la belleza forma parte de nuestro ADN». Carobels está en más de 30 países, y dispone de cinco tiendas físicas en León y seis en Barcelona. «Lanzarnos al medio digital era algo natural. Queremos estar donde están nuestros usuario». En el último año, han contratado a varios jóvenes leoneses. «Queremos talento», relata Cabero sobre parte de los objetivos que marcan los retos del nuevo emplazamiento industrial leonés.

Carobels culmina la reconversión de la fábrica de Clesa
Comentarios