lunes 23/5/22
Junio registró uno de los accidentes con dos muertos que se han producido este año. DL

Las carreteras leonesas han entrado en una incesante escalada de siniestros mortales y por los siete fallecidos con los que concluyó 2019, que fueron 10 en 2020, este año se suman ya 17 a cuatro meses de concluir el ejercicio. Las secuelas de la pandemia quedan fuera del análisis. A criterio de los expertos, el confinamiento del año pasado no mejoró las estadísticas por el efecto eufórico de la teórica vuelta a la normalidad y este año, los indicadores de mortalidad se han disparado con previsión de que empeoren de aquí a final de año.

Hace dos años se registraron seis accidentes mortales, con el resultado de siete fallecimientos. En 2020 hubo tantos siniestros como muertes, una decena. Y en lo que va de este año, se han producido quince accidentes con muertes, que han deparado la pérdida de la vida para diecisiete personas.

Las cifras de la provincia contrastan con la tendencia a la baja a nivel nacional. En todo el país perdieron la vida en accidentes de tráfico 1.370 personas (6.681 tuvieron que ser hospitalizadas como consecuencia de un accidente), según el balance de la Dirección General de Tráfico. Es la menor cifra desde que se tienen registros e incluye las personas fallecidas en vías interurbanas y urbanas durante los 30 días posteriores a la ocurrencia del accidente.

El descenso en las cifras de fallecidos se produjo en un contexto de reducción de los desplazamientos de largo recorrido, que se cifró en un 25%, causado por las restricciones de movilidad impuestas a causa de la pandemia, mientras que el parque automovilístico se situó en 36.158.465 vehículos, un 1% más que en 2019.

Por quinto año consecutivo, las distracciones fueron el factor concurrente más frecuente en accidentes mortales (estuvieron presentes en un 31% de ellos), seguidas del consumo de alcohol (presente en un 27%) y la velocidad (presente en un 25%). La distracción presenta un aumento de tres puntos respecto a 2019, mientras que el alcohol y la velocidad presentan un aumento de dos puntos.

Los mayores descensos se produjeron en los periodos con mayores restricciones de movilidad. Así, entre el 14 de marzo (inicio del primer estado de alarma) y el 3 de mayo, el descenso fue de un 72%; entre el 4 de mayo (Transición hacia la normalidad) y el 30 de junio, de un -37%.

Todas las franjas de edad registran descensos en el número de fallecidos con respecto a 2019, siempre en términos de carácter nacional. Las mujeres fallecidas se redujeron un 28% respecto a 2019, frente al descenso del 20% en los hombres, también en la misma comparativa.

Las carreteras leonesas entran en una loca escalada de muertes desde 2019