viernes 21/1/22
Cumbre del PP en Botines

Casado respalda a Mañueco y defiende un «castellanoleonesismo útil que no confronta con nadie»

El presidente del PP arenga a «Javi» Vélez y a «Toño» Silván para que recuperen con su «enorme potencial» el Ayuntamiento y la Diputación

Critica el «blanqueamiento de Bildu»

                      Mañueco, Vélez y Silván, en el encuentro de presidentes. F. OTERO
Mañueco, Vélez y Silván, en el encuentro de presidentes. F. OTERO

Pablo Casado ofreció ayer «todo el apoyo de la dirección nacional» del Partido Popular a Alfonso Fernández Mañueco para que revalide su liderazgo en Castilla y León. También arropó a los líderes del PP en la provincia y apeló a su «grandísimo potencial» para «recuperar instituciones como la Alcaldía y la Diputación» en las próximas elecciones. Así se lo trasladó ayer a Javier Santiago Vélez, «flamante presidente del PP de León», y a «Toño Silván», durante la segunda y última jornada de la cumbre de líderes provinciales e insulares que la formación organizó en Botines, al mismo tiempo que la UPL celebraba su Congreso.

«En el PP hablamos de las cosas que de verdad preocupan a los ciudadanos, como la educación, la sanidad, las pensiones o el entorno rural, no de lo que divide a los españoles», subrayó Casado, que presumió de sus orígenes cuando abordó los problemas de la España despoblada, antes de arremeter contra Sánchez por «blanquear a Bildu» y pactar con los nacionalistas unos presupuestos que «discriminan» al resto.

«Mi padre es de Matadeón de los Oteros, soy medio leonés. A mí no me tienen que contar qué es la España vacía. León tiene un grandísimo potencial», continuó el presidente nacional del PP, quien aseguró que su partido hace «cuarenta años que apoya al mundo rural, a los agricultores y ganaderos, que son los que vertebran el territorio». Frente a las políticas de Pedro Sánchez, que «se hace trampas al solitario», el líder de la oposición garantiza a los municipios más pequeños «bajada de impuestos, agilidad en los trámites para que se puedan instalar las empresas, una ley del suelo que no sea tan restrictiva y que la red de alta velocidad llegue a todos los pueblos», enumeró.

Pidió al presidente del Gobierno, que ayer estaba en Burgos, que se «preocupe más por esta tierra» y puso como ejemplo a Alfonso Fernández Mañueco, que «se ha volcado siempre con todas las provincias». Le exhortó a que continúe con ese trabajo para que «Castilla y León siga arrojando las mejores cifras de calidad educativa, de satisfacción en los servicios sanitarios, de atención a los mayores o de vertebración industrial del territorio», destacó Casado, que lamentó el «maltrato» que inflige el Gobierno a la industria del motor. Confía en que se desbloquee «muy pronto» el Perte para que las factorías de la comunidad «puedan beneficiarse del desarrollo del coche eléctrico».

Aseguró además que Alfonso Fernández Mañueco y «el consejero leonés» Juan Carlos Suárez-Quiñones, que acudieron a la cumbre, «tienen muy en cuenta las reivindicaciones de esta provincia, fundamental para la historia de España». Aludió al acontecimiento histórico que convierte a León en «Cuna del Parlamentarismo»» para reivindicar «en estos años de leyenda negra una hispanidad que se gestó desde estas piedras milenarias». Apeló a ese «castellanoleonesismo cordial y útil» que, según él, se practica en la comunidad y que «no confronta con nadie», en alusión al «chantaje» que para él ejercen los partidos nacionalistas sobre el Gobierno. Y brindó su respaldo a la candidatura del Museo Casa Gaudí como mejor Museo Europeo porque «es una joya arquitectónica a nivel mundial»

«Somos muy conscientes de lo que tenemos que aportar a esta provincia», enfatizó el presidente nacional del Partido Popular ante sus acólitos, entregados a la causa. Lo recibieron con dos minutos de aplausos, puestos en pie. Casado les recordó que «todas las encuestas nos dan por delante en intención de voto» y les dejó claro que «es muy importante» presentarse como un partido unido los próximos meses. «Queremos una España mejor porque las cosas se están haciendo muy mal. Necesitamos a las provincias fuertes y al Partido Popular leonés activo», trasladó el líder de la formación, que apenas estuvo media hora en la reunión de presidentes. Nada más terminar su discurso, sobre las diez de la mañana, acudió a Madrid para participar en la manifestación convocada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en contra de la derogación de la «mal llamada» ley mordaza. Allí coincidió con Ayuso.

«La seguridad y la justicia son las que garantizan la libertad. Es insólito que por primera vez los que se juegan la vida por protegernos se tengan que manifestar», lamentó Casado, quien afirmó que el PSOE y Unidas Podemos están preparando el terreno «para incendiar la calle» cuando pierdan las elecciones.

También se puso del lado del resto de sectores que «protestan legítimamente» por el incremento de la luz o la inflación y recordó que la subida de las cotizaciones «es algo muy peligroso», como lo es pactar con quien «no condena más de 8.000 asesinatos de ETA».

Cargó contra el Ejecutivo de Sánchez por aprobar los presupuestos con ERC y Bildu. «No había pasado en 40 años de democraci», reprochó el dirigente del PP, quien denunció las contraprestaciones que asume el Gobierno por un apoyo que «no necesitaba». A cambio, continuó Casado, «las plataformas extranjeras tienen que traducir sus contenidos al catalán y el euskera porque no los pueden ver en la lengua de todos los españoles», ironizó. Aseguró que si el llega a Moncloa garantizará que todo el mundo pueda estudiar en su lengua materna. Por último acusó a Sánchez de no controlar la nueva variante del covid, que ha puesto en jaque a la economía, y le reclamó que apruebe de una vez la ley de pandemias.

Casado respalda a Mañueco y defiende un «castellanoleonesismo útil que no confronta con...
Comentarios