domingo. 27.11.2022
jesús f. salvadores

Los más de 500 alojamientos de turismo rural que hay en la provincia se agarran al mes de agosto para amortiguar las consecuencias de la pandemia sobre un sector que sobrevive con apenas un 16% de ocupación anual. El año pasado, visitaron este tipo de establecimientos más de 26.000 personas y se registraron casi 60.000 pernoctaciones solo en el mes de agosto, el más fuerte del año. Si también lo pierden, «muchos tendrán que cerrar», advierten desde Aletur, que echa en falta una campaña de promoción para «salir reforzados como destino turístico de calidad» cuando se abran las fronteras.

Casi 60.000 pernoctaciones y más de 26.000 viajeros en el mes de agosto, el mejor del año