jueves 27/1/22
                      Gonzalo Díez y Ángel Santos. FERNANDO OTERO
Gonzalo Díez y Ángel Santos. FERNANDO OTERO

León va de cabeza a otra huelga general para exigir soluciones políticas e inversiones ante la sangría económica y social que padece. Comisiones Obreras no ve otra salida, si no giran la actitud de quienes tienen que aportar compromisos con León. «Nosotros creemos que León tiene futuro, aunque otros creen que no; las prioridades de la delegada del Gobierno parece que son otras respecto a la mesa por León», avanzó Ángel Santos, responsable del área de industria de CC OO en León como conclusión a un repaso al ejercicio que en este sector económico acumula otro año de pérdidas y activos. Sangría en industria, para acompasar el paso con el resto de los parámetros económicos. «Los cuatro puntos de conflicto de referencia fueron Ovejero, Roldán, LM y Jupiter Bach, —otro que se llevó el viento—», con distinto resultado, repasó el dirigente sindical.

Ovejero, que parecía encarrilado, vuelve a una posición crítica tras avanzar Zendal a los representantes laborales que tiene intención de presentar concurso de acreedores para hacer frente a la deuda heredada en el laboratorio pecuario leonés. «Que es una deuda de 13 millones de euros», adelantó Santos sobre una cuantía que tiene a su mayor acreedor en la Junta de Castilla y León, con algo más de cinco millones de euros, y a la entidad Labiana, que se desenvolvió durante semanas como principal candidato a comprar la firma de sanidad animal, en el cabecero de los endeudados privados, con más de cuatro millones, correspondientes a adelanto en sueldos, y compra de acciones. «Parecía que era un asunto encarrilado y ahora vuelve a crecer la incertidumbre», valoró el dirigente de Comisiones. Los responsables del área industrial del sindicato alertaron de otro conflicto en ciernes, vinculado al sector siderometalúrgico, «pendiente de un convenio colectivo que no acaba de resolverse». Que se inicien o no movilizaciones depende del resultado de las últimas negociaciones entre las partes.

12.000 trabajadores y 1.500 empresas se ven implicadas directamente en este frente laboral, que forma parte del rosario de quiebros que Comisiones Obreras coloca en la táctica de «devaluación salarial» que aplica la patronal leonesa; así, como norma general. «Como en el área forestal, la recolocación minera, como en el sector de las cárnicas, con 1.500 empleos en León que suponen una tercera parte del sector agroalimentario», argumentó Gonzalo Díez sobre ese escenario de declive industrial de un León que «se desangra».

CC OO llamará a una huelga general para detener la sangría que sufre León