domingo. 03.07.2022

El sector financiero, uno de los más potentes de la provincia antes de la crisis de 2008, ha ido «perdiendo peso» a lo largo de los últimos años, según denuncian tanto desde la UGT como desde Comisiones Obreras.

Los responsable del área en ambas organizaciones, Francisco Infante y Ramón Jorge Martínez, respectivamente, critican los planes de ajuste que han llevado a cabo las distintas entidades financieras mientras los directivos se «suben los sueldos sin ningún pudor hasta en un 270%». A ninguno de los dos les convence la «excusa de la digitalización» que utilizan los distintos bancos para acelerar este tipo de procesos cuando «hay mucha gente mayor que necesita de estos servicios», apunta Ramón Jorge, quien, al igual que su compañero, advierte de la exclusión financiera que sufrirán muchos pueblos de la provincia, «donde no habrá una sola oficina», añade Francisco Infante, quien recuerda tiempos pretéritos en los que solo Caja España contaba con una plantilla de dos mil personas en la provincia. «En los últimos años hemos perdido aproximadamente al cincuenta por ciento de los trabajadores de la banca —actualmente son unos 2.000—. Unicaja ya solo tiene 480 empleados en León», matiza. Al respecto, Ramón Jorge critica la visión «cortoplacista» de este tipo de empresas que solo buscan un beneficio prácticamente inmediato sin importarles hacer recortes laborales «tan bestiales».

CC OO y UGT alertan de que la banca perdió la mitad de su plantilla