domingo 23.02.2020
EMPLEO PÚBLICO

Cien aspirantes leoneses impugnan la oposición a operario de servicio de Sacyl

Los opositores denuncian el uso de móviles y apuntes en una de las sedes de la prueba en Zamora
Parte de los aspirantes a la oposición que se celebró en el recinto ferial de Zamora. MARIAM A. MONTESINOS
Parte de los aspirantes a la oposición que se celebró en el recinto ferial de Zamora. MARIAM A. MONTESINOS

Los aspirantes leoneses a la oposición a operario de servicio de Sacyl que se celebró el día 20 en Zamora se suman a la impugnación en masa que ya están llevando a cabo los opositores de Zamora y Salamanca. Un centenar de leoneses presentarán hoy sus reclamaciones alegando «irregularidades» durante la celebración del ejercicio, que se celebró en dos sedes. Por un lado, en el Ifeza, en el recinto ferial de Zamora, y por otro en diferentes facultades del campus universitario. Los aspirantes critican que todos aquellos que fueron convocados en el recinto ferial «pudieron usar el móvil, utilizar apuntes y no hubo ningún tipo de control a la hora de entrar a la prueba», a lo que añaden que, además, hubo opositores a los que ni siquiera se les reclamó el DNI a la hora de acceder al examen.


Es más, uno de los aspirantes de León, asegura que hubo opositores en Ifeza «que salían a fumar y volvían a entrar para seguir con el examen». «En la universidad hubo mucho control y aunque el llamamiento fue a las 10.00, no pudimos empezar el examen hasta las 11.20 horas por el descontrol que había en la otra sede». Añaden, además, que tampoco había la distancia suficiente entre los aspirantes y que el recinto ferial «no se encontraba en las condiciones adecuadas de aislamiento y temperatura, obligando a los opositores a realizar la prueba con ropa de abrigo o, incluso, bajo filtraciones del agua de la lluvia».

 

A la oposición de operario de servicio estaban inscritos 7.360 aspirantes, de los que la gran mayoría, 4.700, fueron convocados en las grandes instalaciones del recinto ferial. Todos competían por 208 plazas para conseguir un puesto fijo en Sacyl como trabajadores de cocina, lavandería o limpieza. Los opositores se enfrentaron a setenta preguntas tipo test, con siete de reserva, que debían contestar en una hora y media de tiempo máximo.

 

A las irregularidades en la organización del examen y «la diferencia de oportunidades» entre los aspirantes de las dos sedes, los leoneses también reclaman errores en una decena de preguntas, a lo que añaden que las faltas de ortografía salpicaron todo el examen. En las alegaciones, por ejemplo, señalan que en la pregunta cinco, que hace referencia a los alimentos que no puede consumir un celiaco, incluyen la mermelada, cuando la Asociación de Celiacos de España la considera un «alimento apto».

 

En la reclamación que presentarán hoy los aspirantes leoneses, como ya hicieran en Salamanca y en Zamora, se incide en que no hubo «garantía de imparcialidad en todas las aulas, habiéndose producido una absoluta falta de control sobre los aspirantes, lo cual ha motivado un gran malestar y una grave discriminación». El primer objetivo de los leoneses es la impugnación de la prueba por las irregularidades en la organización, aunque también añadirán los errores en el cuestionario al que tuvieron que enfrentarse para conseguir una plaza fija.

Cien aspirantes leoneses impugnan la oposición a operario de servicio de Sacyl