martes 21/9/21

El cierre de Almacenes Catalanes pone fin a toda una época de comercio local

Los escaparates de Almacenes Catalanes, cerrados ya para siempre.

Era uno de los comercios de más solera de la zona antigua de la ciudad, la última resistencia al fin del pasado comercial en el área histórica, tomada hoy por bares y establecimientos de ocio. Almacenes Catalanes ha cerrado sus puertas, tal y como anunció su propietario hace meses, cuando el fin de las rentas antiguas puso cerco a su viabilidad.

La calle Platerías ha perdido sus históricos escaparates, con los monos y ropa de trabajo, una clase de ‘moda’ que ya no tiene cabida en los establecimientos modernos. Menos en el corazón del Barrio Húmedo, donde Ángel Rueda puso en marcha el negocio que ha vestido para trabajar a varias generaciones de leoneses de toda la provincia. Corría el año 1953, y desde 1997 el establecimiento estaba regentado por su hijo Javier.

Más de seis décadas de historia han visto cómo se cerraba la trapa del negocio al no poder negociar la nueva renta, ni asumir el coste que suponía el traslado y el reinicio de la aventura en otro local. Un comercio tradicional en una zona que hace tiempo perdió su identidad para transformarse en algo totalmente distinto.

El cierre de Almacenes Catalanes pone fin a toda una época de comercio local