miércoles. 10.08.2022

La paralización de la obra en Carreras, ordenada por la comisión de Patrimonio para evitar que se entierren los cubos de la muralla como estaba previsto, puede trastocar los plazos. Aunque desde el Ayuntamiento se mantiene la programación en la que se marca que a finales de verano o, como tarde en otoño, tienen que comenzar los trabajos de la Ronda Interior. Del cumplimiento de este marco temporal depende la consecución del hito fijado por el gobierno municipal: abrir la peatonalización, junto con el vial, en la primavera del próximo año, antes de las elecciones municipales convocadas para finales de mayo.

Como esfuerzo, se prevé que tengan que convivir las dos obras al menos unos meses, lo que condicionará todos los desvíos actuales y obligará a cargar el tráfico por La Palomera.

Para lograrlo, el Ayuntamiento deberá reactivar la contratación de las obras de ejecución de la Ronda Interior. El proceso se convocó a finales de diciembre, pero desde febrero, cuando se abrió el sobre con las ofertas técnicas de las seis empresas interesadas, no ha habido más movimientos. El presupuesto base de licitación parte de 1.756.493.69 euros, IVA incluido, que se anotan en las partidas del Plan Edusi, financiado al 50% por la UE.

La desaparición de la manzana dará espacio para un nuevo vial, de 272 metros de longitud y un carril en cada sentido, en lugar de los dos que estaban planeados en un primer momento, que comunique la plaza del Espolón con calle La Palomera para, Monja Etheria mediante, desembocar en la avenida Príncipe de Asturias que comunica con la Ronda Este.

La coincidencia de las dos obras obligará a desviar todo el tráfico por La Palomera