lunes 25/1/21
Los estragos laborales de la pandemia

El colapso del Sepe bloquea los pagos de prestaciones a los trabajadores en Erte

Hay una «preocupante» falta de trabajadores, a lo que se suma el aluvión burocrático de los expedientes prorrogados

dl14p6g1La falta de trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) unido al incremento del número de parados y a la persistencia de los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) está provocando un ‘embotellamiento’ en las oficinas de este servicio en León como no se conocía. La situación actual —agravada por la incomprensible decisión del Gobierno de obligar al Sepe a tramitar de nuevo antes del 20 de octubre los Ertes que hayan sido prorrogados— hace prácticamente misión imposible poder agilizar las prestaciones y ocasiona retrasos importantes en el abono de suplementos como el que cobran los trabajadores afectados con hijos a su cargo. Cientos de ellos llevan meses sin cobrar este complemento.

Los teléfonos y la web para pedir cita en el Sepe se han convertido en algo así como una vía muerta. Miles de afectados lo denuncian día a día con una mezcla de resignación y enfado. Al margen del contestador automático, conseguir que una persona responda al otro lado del hilo telefónico roza la ciencia ficción. Y la razón está clara: no hay personal suficiente para sacar adelante el brutal volumen de trabajo que ha venido de la mano de la pandemia del covid 19. Los retrasos se acumulan y ya no por días o por semanas sino por meses en muchos casos.

DL14P7G1«Nos preocupa y nos escandalizan algunas cosas que estamos viendo», dijo ayer a modo de reflexión inicial el responsable provincial del sindicato CC OO, Xosepe Vega. Su receta para paliar la congestión del Sepe es clara: contratar a más personal. «Llevamos pidiendo desde hace tiempo un refuerzo de este servicio y de las oficinas de trabajo para que toda la cadena funcione de forma más fluida y para que los trabajadores puedan cobrar las prestaciones en tiempo y forma», subrayó. «Y por si eso fuera poco —añadió— nos encontramos con oficinas de trabajo como la de León donde no se ha nombrado a un responsable de oficina desde hace al menos tres meses».

A juicio de Vega, resulta incomprensible que en una situación de emergencia como la actual, con miles de trabajadores en situación de precariedad laboral, el Servicio Público de Empleo Estatal mantenga prácticamente la misma plantilla. Actualmente, según los últimos datos que manejan los sindicatos correspondientes a comienzos de este mes, en León había 24.173 trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo y el número de Ertes acumulados era de 5.700.

«Cuando mas se necesitaba que los equipos estuviesen se reforzados hemos ido a todo lo contrario y luego hacemos política barata», dijo a modo de aviso a navegantes dirigido tanto a la administración central como a la autonómica. «A las administraciones es a quienes hay que señalar, no a los funcionarios que a veces pagan injustamente todas las culpas de este desbarajuste. En materia de trabajo la Junta tiene una responsabilidad grave y el Gobierno debe reforzar con más personal las oficinas del Sepe».

Tanto el responsable de CC OO como el secretario provincial de UGT, Enrique Reguero, entroncaron esta carencia con el proceso de debilitamiento que han sufrido las administraciones públicas en los últimos años. De hecho, según un estudio de UGT actualmente hay 43.477 empleados públicos menos trabajando para la Administración General del Estado que en 2010. El sindicato señala que el descenso del personal funcionario y de los empleados públicos es del 18% y no afecta por igual a todos los departamentos. «Y es peligroso que la ciudadanía perciba que lo público no funciona o lo hace deficientemente».

Xosepe Vega (CC OO)
«Obligar a tramitar otra vez los Ertes que han sido prorrogados ahonda el colapso del servicio»

Enrique Reguero (UGT)
«Las oficinas de León tienen sobre una decena de empleados y habría que duplicar la plantilla»

Enrique Reguero, que reconoció que el Sepe «está pasando un momento difícil», comentó al hilo de esta pérdida de peso del empleo público que debería duplicarse el número de trabajadores de este servicio en León. «Una ampliación de plantilla es ahora mismo prioritario. En el Sepe trabajan alrededor de una decena de personas y se necesitaría al menos el doble para que hubiese mucha más rapidez en la tramitación de los Ertes o en la gestión de los complementos a percibir por los afectados».

Reguero se quejó también de la «importante falta de datos e información» por parte de la Direcció n de Trabajo para poder evaluar de una forma certera donde están los principales obstáculos en los trámites.

Los dos responsables de Comisiones Obreras y de UGT reprocharon que con la nueva prórroga de los Ertes las empresas —y en consecuencia las oficinas del Sepe— se vean obligadas a hacer una tramitación nueva aunque en la práctica no haya ninguna variación con respecto al expediente presentado con anterioridad. «Eso es caer un error», reprobó Reguero. «Aplaudimos la prórroga de los Ertes, es una demanda que siempre hemos reclamado pero debe hacerse buscando la eficacia en la tramitación y en el cobro de las prestaciones y no entorpeciendo todo el proceso». Xosepe Vega se expresó en parecidos términos. «Obligar a tramitar otra vez los Ertes prorrogados ahonda el colapso del servicio».

El colapso del Sepe bloquea los pagos de prestaciones a los trabajadores en Erte