viernes. 02.12.2022
Los laboratorios del instituto se ubican en el Parque Científico. MARCIANO PÉREZ

La Asociación de Colegios Profesionales de León (Colproleón) reclama la colaboración de todas las administraciones y que los trámites burocráticos no condenen al cierre al Instituto de Biotecnología de León (Inbiotec), «que languidece desde hace meses mientras se busca un desbloqueo de la situación», según informaron en un comunicado.

A este respecto, desde la asociación profesional han pedido que CSIC, Universidad de León y Junta de Castilla y León se sumen al camino emprendido por la Diputación de León para dar solución al futuro del Instituto.

El pasado mes de junio, la asociación profesional mostró su respaldo al comunicado emitido por los trabajadores de Inbiotec y solicitó la mediación de las administraciones provinciales y autonómicas para evitar que con el cierre del Instituto de Biotecnología de León se pierdan 30 años de trabajo y un polo de investigación en la provincia.

En una reunión mantenida por Colproleón con representantes de la Diputación se mostró el compromiso de la institución provincial en buscar soluciones al futuro de Inbiotec. En este proceso, sin embargo, son los trámites burocráticos el principal escollo para despejar el camino del Instituto de Biotecnología, señalan.

Plantilla de doce
El centro entró en concurso de acreedores en abril tras aportar 30 años de investigación

De ahí que desde Colproleón se solicite el respaldo del resto de las administraciones e instituciones implicadas (CSIC, Universidad de León y Junta de Castilla y León) y el impulso definitivo a los trámites burocráticos en la Diputación para evitar su liquidación.

Tal y como recuerdan los trabajadores, Inbiotec está integrado por un grupo multidisciplinar de biólogos, biotecnólogos, veterinarios, farmacéuticos, químicos y científicos de otras ramas afines. Desde Colproleón insisten en que León no está en condiciones de perder opciones de desarrollo ni proyectos ya afianzados como el caso de Inbiotec, «un centro de investigación donde muchos profesionales han desarrollado alguna parte de su carrera investigadora y donde cada proyecto permite formar personal técnico y universitario». La situación real es muy complicada. El instituto está pendiente del informe que debe emitir el Centro Superior de Investigaciones Científicas, cuyos representantes autonómicos visitaron hace escasos días las instalaciones de La Granja. Salir de esta difícil situación, tras la declaración del concurso de acreedores decretada en abril, exige, según recalcan desde el propio centro, apoyos urgentes a corto plazo, contar con recursos y confirmar apoyos como el que ya ha facilitado la Diputación de León. Entre otras alternativas, si el instituto se pone al día podría aspirar a los fondos Next Generation que acaba de lanzar Europa para recuperar la economía.

Inbiotec cuenta actualmente con una decena de trabajadores, incluidos los investigadores, que cuentan con una amplia experiencia. El déficit acumulado en el último ejercicio por el instituto investigador fue de 200.000 euros, lo que provocó que decidiera acogerse de forma voluntaria al concurso de acreedores. La pandemia y el confinamiento frenó las aspiraciones de los investigadores para alcanzar los objetivos fijados y obligó a aplazar algunos proyectos que todos ellos quisieran recuperar.

Los colegios profesionales piden más implicación para evitar el cierre de Inbiotec
Comentarios