viernes 20/5/22
Los comercios apuran la campaña de rebajas con descuentos que alcanzan hasta el 70%. RAMIRO

El comercio leonés cerrará el mes de agosto con una facturación similar a la que registraba el sector antes de la pandemia. Después de un año y medio de restricciones, las tiendas de la ciudad recuperan parte de los ingresos perdidos en un verano que, a pesar de las limitaciones que continúan activas, ha disparado el consumo tras muchos meses con el gasto contenido.

Los restaurantes están estos días prácticamente llenos, como los hoteles y las terrazas del centro de la capital, que se benefician de ese turismo nacional que ha mitigado la ausencia, casi completa, de visitantes extranjeros. Aún así los datos que manejan desde la patronal son buenos, «incluso mejores» de lo que estimaron en un principio. Y confían en que la tendencia que se ha marcado en verano se consolide en otoño.

«La campaña de rebajas (arrancó a finales de junio) se desarrolló con mucha lentitud al principio, pero en las últimas semanas hemos tenido un boom importante. No solo hemos cumplido las expectativas, las hemos superado en el mes de agosto, que acaba con cifras cercanas a las de 2019», explicó al respecto José Manuel Alonso, encargado del área en la Cámara de Comercio, que achaca ese buen comportamiento a que, por fin, han «llegado los turistas, se ve gente por las calles y se ha vuelto a disfrutar de la vida social, cumpliendo, eso sí, con todas las medidas».

Optimistas

Tanto la Cámara como la Fele confían en que la vacunación avance y se desactiven las restricciones

También hace una lectura positiva Alfredo Martínez, propietario del Grupo Adam´s y encargado en la Fele de la parcela comercial. «En esta última semana vamos a cumplir la previsión que hicimos cuando empezaron las rebajas que, aunque al principio no hubo mucha demanda, se han recuperado bien en este mes de agosto», valoró.

Cree que la vacunación masiva de una parte importante de la población ha sido fundamental. Los consumidores «tienen más confianza y ya no hay tanto temor a salir por la calle», celebró Alfredo Martínez, que, no obstante, reconoce que el balance todavía es negativo tras tantos meses sin prácticamente bodas y celebraciones y con las tiendas, sobre todo de textil, acumulando stock a pesar de «los descuentos tan atractivos» de la campaña de rebajas.

Para José Manuel Alonso «influye mucho» que la pandemia haya perdido fuerza y espera que «esté tocando a su fin» para que las buenas sensaciones que deja agosto no se diluyan de nuevo en otoño. «La gente ha vuelto a viajar, se compra y se sale más», subrayó el representante de la Cámara. «Todos los comercios con los que he contactado valoran muy positivamente estos últimos días de la campaña. Es cierto que siempre nos gustaría ir un poco mejor, pero las rebajas, y el verano, han generado ilusión y esperanza», añadió.

Además, considera que la explosión que experimentó el comercio electrónico al principio de la pandemia se ha suavizado a favor de la tienda de barrio, y de un «consumo de cercanía que dinamiza el entorno».

Eso le hace ser «optimista». También lo es Alfredo Martínez, consciente de que León tiene «muchas ganas de regresar a la normalidad». Ahora solo se necesita que los contagios no se disparen y que la vacuna llegue a todas las franjas de edad para relajar las restricciones que, sobre todo en la hostelería, continúan activas. Siguen los aforos reducidos, prohibido el consumo en barra y el control de horarios.

El comercio resucita en agosto con una facturación similar a la de 2019