lunes. 06.02.2023

El PSOE se reserva la presidencia de la auditoría por la polémica del alumbrado en León

La comisión se crea dos meses después de aprobarse y tras el dictamen emitido por el Procurador del Común
undefined
El Polígono 10 es una de las zonas con quejas. MARCIANO PÉREZ

En apenas dos semanas, la pinza de la oposición obligó al equipo de gobierno a tener que abrir dos comisiones de investigación. La primera, en la que se dirimen el caso de la supuesta filtración del examen para la bolsa temporal de ordenanzas se resolvió con la presidencia para la UPL. Pero en la segunda, en la que se debe resolver el escándalo por el alumbrado de la ciudad, el PSOE se ha quedado con la presidencia, que representará el concejal de Desarrollo Urbano y responsable político de todo el seguimiento durante este mandato, Luis Miguel García Copete.

El edil controlará la misma auditoría interna que intentó bloquear mediante la petición de dos informes a técnicos municipales en los que se resolvía que no era necesaria la investigación porque ya había instrumentos de seguimiento.

Pero la fuerza de la pinza del PP, Cs y la UPL obligó al gobierno municipal a tener que constituir, aunque después de dos meses desde su aprobación, el grupo de control del polémico contrato por el que el Ayuntamiento abona a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por OHL, Ingesán y Fermasa más de 2 millones de euros anuales, con 10 años de compromiso, como pago de la renovación a led, el mantenimiento y el suministro.

La comisión parte de los informes emitidos por el anterior jefe de sección de Gestión Energética del Ayuntamiento de León, en los que advierten de que la iluminación es un 38% inferior a la reglamentaria y no se cumple con los valores mínimos establecidos, de acuerdo a las mediciones realizadas en diferentes calles.

Sobre estas guías, la arma la auditoría interna planteada a partir de la moción que promovió Cs y a la que se sumaron el PP y la UPL. En este documento se señala que «cuanto más baja es la intensidad de corriente y, en consecuencia, el consumo, más se abarata el coste de la prestación, pero sin embargo a consecuencia de ello, tal y como señala el técnico de contrato en su informe de 4 de enero, a menor intensidad, menor es el grado de iluminación a nivel de suelo obtenido». 

Los informes y datos que salgan de esta comisión deberán resolver si, como se apuntaba en la moción, «el concesionario lleva a cabo estas maniobras de contrato en su beneficio, incidiendo a la baja sobre los estándares de calidad del alumbrado», mientras que «los leoneses están pagando religiosamente las facturas mensuales».

No evita para que, en paralelo, el Ayuntamiento siga con el expediente abierto para decidir si cabe incoación del oportuno procedimiento para imposición de la penalidades que correspondan: un proceso que recae ahora en el nuevo jefe de sección energética tras la marcha de quien emitiera los informes de la polémica.

La auditoría apoya además el pronunciamiento emitido por el Procurador del Común como respuesta a las quejas planteadas por la federación de asociaciones de vecinos Rey Ordoño II.

La resolución insta al alcalde, José Antonio Diez, a que «adopte, a la mayor brevedad posible, las medidas que considere necesarias para verificar que en todas las vías y espacios públicos de su localidad se cumplen con los niveles de intensidad lumínica establecidos reglamentariamente». La comisión podrá entrar. Si la presidencia lo permite.

El PSOE se reserva la presidencia de la auditoría por la polémica del alumbrado en León