domingo 23.02.2020

La conexión ferroviaria de León llega al límite con retrasos de hasta cuatro horas

Las líneas de larga distancia que unen Galicia y Barcelona son fuente continua de incidencias y desajustes horarios

La línea León-Ponferrada-Vigo-La Coruña acumula incidencias más allá de lo que se puede explicar por la hemiplejia, que le convierte en una de las traza ferroviarias más disminuidas de España. Retrasos en los trenes que recorren este trayecto, elemental en el costa a costa, que tiene a León como parte de la conexión con Barcelona y el paso fronterizo de Hendaya. La cadena de desajustes en la prestación de la alta velocidad en los dos últimos meses se ha trasladado a los servicios convencionales. El tren que cubre a diario la distancia entre Barcelona y Vigo y debía de llegar a la estación leonesa pasadas las ocho de la tarde, circulaba al cierre de esta edición con más dos horas y media de retraso camino de la capital leonesa.

El desfase puede parecer exagerado para unas condiciones mínimas de eficiencia para medir las comunicaciones, pero resulta testimonial si se coloca en la balanza de errores que acumula la parrilla de salidas y entradas de la estación de tren de León; una de las unidades del diurno que conecta León con La Coruña y que debe de estar en los andenes leoneses antes de las tres y media de la tarde, lo hizo con una demora de cuatro horas sobre el horario fijado en una de las conexiones realizadas el pasado fin de semana; a la razón, según aclararon los propios viajeros que sufrieron la incidencia, fue la fiabilidad de la máquina que tira de esta unidad, una de las más demandadas en el tránsito ferroviario entre León y Galicia. La 252 se quedó a mitad de camino, y fue preciso enmendar la avería con un relevo que tardó más de lo habitual. Personal de la propia compañía ferroviaria ha alertado desde hace tiempo sobre las condiciones que presenta este modelo de locomotora y su mantenimientos actual para atender al servicio que presta en estas líneas de larga distancia, que cruzar en diagonal la península, por trayectos que no son las radiales habituales que conectan con la capital de España. Las locomotoras del modelo 253 deberían estar disponibles para atender esta encomienda, tal y como han reclamado de forma repetida desde el personal de la compañía ferroviaria. Sin éxito, como se puede apreciar por el resultado y la puntualidad en los trayectos de los trenes que circulan entre el noroeste, la cuenca del Ebro y el Mediterráneo.

La fiabilidad
La avería de una locomotora 252 causó un retraso descomunal el pasado fin de semana

Tampoco el enlace de la media distancia de León con Madrid está exento en las últimas semanas de este repertorio de incidentes, que han puesto la conexión ferroviaria con la capital leonesa al borde del disparadero, y al límite la paciencia de los usuarios del servicio. Resultan habituales los traslados en autocar de los pasajeros desde la estación de Príncipe Pío a algunas estaciones del norte de Madrid, para llegar al convoy que los espera para darles traslado a León. La puesta a punto del material motor puede explicar una parte de las razones de una alternativa parcial del trayecto, que en el fondo se termina de aclarar porque el modelo de las máquinas empleadas no se ajusta a la exigencia de los tiempos.

Este repertorio que recoge el cúmulo faltas con la cita en los andenes, acentúa más la posición trasera que ocupan estas líneas ferroviarias en el listado de la eficiencia que se mide por la velocidad. La línea que une Vigo y Bilbao a través de León, encabeza el ránking de la lentitud en conexiones de larga distancia, con una velocidad media que apenas supera los setenta kilómetros por hora. La línea ferroviaria que aporta un trecho elemental a este enlace forma parte de las previsiones que tiene el Gobierno para hacer posible que el corredor prioritario de mercancías llegue al Atlántico.

La conexión ferroviaria de León llega al límite con retrasos de hasta cuatro horas