martes 24.09.2019

La configuración de la estación impide que recale en León el tren Al Andalus

Renfe modifica el itinerario y a la parada de Astorga se suma ahora Ponferrada.
La configuración de la estación impide que recale en León el tren Al  Andalus

La configuración de la estación de Adif impide que el tren de viajeros Al Andalus con 400 metros de longitud, el convoy de lujo más largo de España, recale en León en los meses de verano, tal y como estaba previsto oficialmente en los planes de Fomento y anunciado por la ministra, Ana Pastor, en Ferrol el sábado 20 de abril. El tren, con capacidad para 64 personas, no cabe en la estación con el actual diseño de las vías, según ha podido saber este periódico. No puede estar parado varias horas porque dificultaría al resto del tráfico ferroviario.

El responsable de trenes turísticos de Feve (ahora Renfe) en León, José Antonio Rodríguez, anunció ayer en rueda de prensa en uno de los vagones del Transcantábrico clásico en San Feliz de Torío, el nuevo itinerario Camino de Santiago, que a la parada prevista de Astorga, incluye visita a Ponferrada para promocionar Las Médulas. La página oficial del Al Andalus recoge que el tren, que sale de Zaragoza, parará el segundo día de viaje en Astorga —el trayecto dura seis días— y tras la cena a bordo del tren, los turistas podrán conocer la noche de la ciudad maragata. El tercer día del viaje, tras el desayuno en el tren, los viajeros visitarán el Palacio, la Catedral, las Murallas y la ruta romana. Por la tarde, el tren se desplazará a Ponferrada y allí los turistas realizarán una visita a Las Médulas. Tras el almuerzo en Ponferrada, continuará viaje a Orense. La visita a León, con el anuncio de comida de visitantes en San Marcos y recorrido turístico por los monumentos más emblemáticos, queda fuera de la ruta anunciada ayer.

El tren partirá de Zaragoza (hacia donde se desplazarán en AVE los turistas que viajen desde Madrid) para comenzar el recorrido hasta La Coruña.

El trayecto del Camino de Santiago es la novedad en la actual temporada en la que el convoy sale por primera vez de su recorrido tradicional en Andalucía.

El Al Andalus incluye también el trayecto Ibérico que parte de Madrid o Zaragoza con paradas en Segovia, Ávila, Salamanca, Burgos, La Rioja y Pamplona.

El perfil del turista que viaja en el Al Andalus, como en el resto de los trenes turísticos de Renfe, es de un nivel adquisitivo y cultural alto, acostumbrado a viajar y con un trabajo liberal. «La crisis no ha afectado al tren de lujo. Nuestro mercado es el internacional», explicó ayer José Antonio Rodríguez. El precio del viaje por persona es de 3.550 euros, una tarifa que se mantiene con respecto al año pasado. Las nacionalidades que más utilizan este tipo de turismo son los ingleses, australianos, franceses, brasileños,, japoneses y estadounidenses, que suelen viajar en pareja.

Destino estrella

Fuentes de Renfe aseguran que León es uno de los destinos estrella de los trenes turísticos con ofertas como el Transcantábrico clásico y el Expreso de la Robla, que promocionan la provincia.

El Transcantábrico clásico, cuyo itinerario discurre entre León y Santiago de Compostela —o viceversa— cumple 30 años. El itinerario entre León y Santiago de Compostela dura 8 días y 7 noches. La primera salida se produjo el 23 de marzo desde León y la última está prevista para el 26 de octubre desde Santiago de Compostela. Es un producto de lujo en tren.

Además de hacer la temporada, también se alquila para viajes chárter o para grupos. Su capacidad máxima es de 54 personas en ocupación doble. Los vlientes pueden confeccionar el viaje a su medida, recorrido y visitas.

El Expreso de La Robla lanza un nuevo itinerario entre Bilbao y Gijón los meses de julio y agosto, que se suma al itinerario de La Robla (Bilbao-León-Bilbao). Ocho días y siete noches operativos desde marzo a octubre en un tren con nueve coches con capacidad para 54 viajeros.

La configuración de la estación impide que recale en León el tren Al Andalus