sábado 21/5/22

El último informe de fiscalización del Consejo de Cuentas constata la solvencia de la Universidad de León y la apremia a ejecutar inversiones reales. El presidente del ente, el leonés Mario Amilivia, entregó ayer a las Cortes el Análisis de la situación económico-financiera de la Universidad de León y de sus entes dependientes en el que analiza las cuentas rendidas por la Universidad de León en el ejercicio 2019 y en los tres anteriores.

Tras el análisis, el consejo recomienda a la institución académica leonesa a que dote de un reglamento a la oficina técnica de control interno y mejore sus recursos materiales y personales; apruebe su presupuesto antes de comenzar el ejercicio; aumente el grado de ejecución de los distintos capítulos del presupuesto, y que corrija su excesiva liquidez con fórmulas para utilizar el excedente de tesorería para mejorar la rentabilidad «entendida ésta no exclusivamente en términos financieros sino también en términos de potencial de servicio o beneficio de la colectividad».

Así, el Consejo de Cuentas recomienda aumentar la ejecución de las inversiones reales, que son las que más han incrementado su dotación a través de modificaciones de crédito, tras recordar que la institución académica leonesa canceló en 2019 toda la deuda con entidades de crédito y que el importe de gastos ascendió ese mismo año a 89 millones, un incremento del 7,9% respecto 2016.

El Consejo de Cuentas constata la solvencia de la ULE y la apremia a ejecutar inversiones