jueves 26/5/22

El Ayuntamiento de León culminará próximamente la integración ferroviaria en León, tanto en el entorno de la estación de tren de Alta Velocidad, como en la estación de Feve, con la firma de cuatro convenios de colaboración con Adif que serán ratificados tras su aprobación primero en Comisión de Desarrollo Urbano y después en Junta de Gobierno Local.

El alcalde de León, José Antonio Diez, explicó que la firma de estos convenios permitirá al Ayuntamiento de León ampliar espacio para los ciudadanos y abrir al público el pasillo del ferrocarril viario sobre la traza ferroviaria de la integración, el Paseo del Paso de los Quebrantos y los accesos al parquin público de la estación de alta velocidad.

El alcalde ha asegurado que confía en «la firma inmediata» de estos convenios y «la apertura urgente de la calle para dar servicio a los leoneses».

Además, en el entorno de Feve, también se aprobará la cesión al Ayuntamiento de León de la parte peatonal de esta obra de integración.

Estos acuerdos permitirán abrir estos espacios públicos «largamente demandados por los vecinos y por la ciudad y supondrán por fin la integración en la trama urbana de todo el corredor ferroviario en León» y, además, «pondrán fin a la situación de provisionalidad que se ha prolongado durante tanto tiempo en el entorno de Feve por culpa de la nula gestión del anterior Equipo de Gobierno popular en el Ayuntamiento de León».

Los acuerdos serán ratificados en Junta de Gobierno Local tras pasar previamente por la Comisión de Desarrollo Urbano y, por último, se procederá a la firma de los convenios con Adif.

De forma paralela, queda la valla; la valla del ferrocarril que se hereda de un proceso de integración de la vía que devuelve el paso de los trenes, que desde hace nueve meses reconduce la fluidez ferroviaria en la capital leonesa. En el curso del ferrocarril. No así en los aledaños del este pasillo integrado, que coloca la vía bajo losa.

No hay colectivos conformes con el resultado de la intervención que rebajó a la mitad las perspectivas iniciales sobre el soterramiento del ferrocarril en la capital.

Después de cinco años de obras, queda un erial de terreno sobrante que los vecinos del área ven como una zona de gueto, acordonados por una valla que ahora hace un efecto barrera de la ciudad y el extrarradio.

Los convenios con el Adif no despejan el efecto barrera de la valla del tren
Comentarios