martes 20/10/20
Germán Barrios | Consejero de empleo e industria

«El corredor Atlántico será el más potente de Europa porque llevará al núcleo industrial de París y Frankfurt»

Germán Barrios abarca decenas de áreas en su superconsejería, con asuntos tan dispares como la reindustrialización o los horarios comerciales. Es el segundo protagonista de la serie de entrevistas de los 11 miembros de la Junta con periodistas de Diario de León.

Cuatro firmas

Tras el encuentro con Fernández Carriedo, el abulense Germán Barrios se mete de lleno en el momento socioeconómico de León, de su crisis y de las soluciones. Según él, están en Europa. Y aquí.

—En León, una de las cuestiones que más preocupa es la de ligar los estudios al tejido productivo, teniendo en cuenta las limitaciones del territorio en estos momentos.

—Nosotros lo que queremos es darle una vuelta de tuerca a la formación, que debe aportar cualificaciones al tejido productivo y debemos generar mayor empleabilidad a los trabajadores. La formación se tiene que adaptar a la economía real. Y la economía real ha cambiado. Lo que no podemos es temer la misma formación durante veinte años. Lo primero que hemos pedido al ministerio es que la formación se tiene que adaptar. Con nuestros créditos autónomos, lo que hemos hecho es lanzar formación relacionada con las competencias Stem porque es lo que nos está pidiendo la nueva industria 4.0, relacionada con el mundo digital. Nos pide Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. También con todas las políticas que queremos lanzar a través de nuestra Estrategia de Especialización Inteligente. Esa formación tiene que ir adaptada a la economía y a lo que demanda el mercado económico y, por supuesto, debe ir ligada a las cualificaciones profesionales, si puede ser con certificado de profesionalidad. Queremos potenciar también la formación bonificada.

—¿De qué manera?

—A través de la Fundación Anclaje vamos a crear un grupo de trabajadores para que ayuden a las empresas a gastarse los créditos bonificados que hay, porque hay mucha formación bonificada que no se está utilizando. Hemos sacado un paquete de prácticas en empresas que ahora lo hemos llamado Emplea Talento. 460 jóvenes de Castilla y León pueden hacer prácticas en las empresas líderes en Castilla y León. Un contrato formativo puede ser subvencionado con 3.500 euros y uno en prácticas con 5.000. Si luego transforma el empresario ese contrato formativo en un contrato indefinido la subvención será de 5.000 euros. Estamos haciendo ahora formación en el sector de la automoción para que nuestros ingenieros que tienen conocimientos adquieran competencias y habilidades profesionales. Lo queremos hacer también en la industria agroalimentaria.

FP Dual
«La economía real ha cambiado; no podemos tener la misma formación que hace veinte años»

—Que son los dos puntales, digamos, de la economía de Castilla y León.

—Esto es una parte de la formación. El año pasado dedicamos 74 millones de euros a la mejora de la empleabilidad y en cualificación de los trabajadores. Evidentemente, una parte importante debe ligarse a la economía real y al sistema productivo. Lo que tenemos que aportar es conocimiento a la empresa para ganar productividad, pero es verdad que nuestro mapa de necesidades formativas va a diseñar todas las necesidades en todos los territorios. Las necesidades de León no son las mismas que las de Ávila, Burgos o Palencia. Ese mapa de necesidades formativas lo hacemos con el tejido productivo del territorio, pero se adapta a lo que realmente necesite cada uno. Hay formación para personas que necesitan una mínima cualificación. Estamos viendo que, en el tema de la era digital, es verdad que necesitamos tecnólogos, pero también necesitamos gente que necesita una alfabetización mínima en temas digitales. Esa formación ya la incluimos en un módulo formativo.

—¿Cómo van a complementar esa falta de habilidades y de competencias?

—Pues con esas prácticas, porque el tejido productivo nos pide gente con conocimiento pero también gente con experiencia laboral y con competencias y habilidades. Lo que necesitamos es aportar a través de la formación dual y a través de las prácticas en la empresa.

—¿Y cuál es la receta que tiene para toda esa gente parada y tiene más de 45 años?

—Nosotros hemos lanzado una línea, más que para los mayores de 45, que también, sobre todo para los de 55. Donde hay un problema es con los mayores de 55 años porque gente con muchísima experiencia, con muchísima cualificación y con muchísimas competencias no se está incluyendo en el mercado laboral porque les parecen mayores. Dentro de Empleo Rural vamos a contratos de un año a través de los municipios de Castilla y León para dar una oportunidad a estas personas mayores de 55 años. Estamos lanzando una línea para que los ayuntamientos, las diputaciones y las entidades sin ánimo de lucro puedan, a cambio de una obra de interés general y social que quede en su municipio, contratar durante doce meses a mayores de 55 años. Va a ser un colectivo preferente, igual que los menores de 35 años, las mujeres o todos aquellos que quieran emprender o que quieran trabajar por cuenta ajena en el mundo rural. El paquete de incentivos que lanzamos para la cuenta ajena y para el emprendimiento es novedoso e importante en Castilla y León

Abrirse a nuevas vías 
«Tenemos que aprovechar el mecanismo Horizonte Europa: clima, energía y movilidad; es decir, León»

—Un ejemplo claro es el de la agroalimentación. ¿Será el campo uno de los primeros sectores en llegar a esa industria 4.0?

—La economía agraria de Castilla y León es muy importante para romper el efecto de la despoblación que estamos sufriendo. La economía agrícola, la economía ganadera, la economía primaria... pero tienen que apuntarse a la transformación. Es importante la singularidad de nuestros productos, que lo estamos haciendo muy bien en León, donde hay muchas denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas. Aquí tenemos excelentes productos de muchísima calidad relacionados con las legumbres y otras cosas. Lo que necesitan es que les ayudemos desde las consejerías competentes a que puedan transformar el producto y generen valor añadido, porque esto es lo que va a hacer que la economía agraria suba y asentemos población. Pero, claro, lo que es fundamental en esta comunidad, igual que en esta provincia, es la industria agroalimentaria. Tenemos una industria agroalimentaria muy potente que genera casi la mitad del PIB. La industria agroalimentaria está generando casi tanto como la automoción y tenemos que protegerla con cualificaciones, con una mayor formación, con más conocimiento y con desarrollo tecnológico para que sea más productiva. Y ahí están nuestras inversiones en I+D.

—¿Pero ahí se contempla también el impulso para la creación de la industria de transformación?

—Pues esa es la clave del gobierno. Si tú extraes el producto pero no haces una transformación mínima y no le generas valor añadido, la riqueza se va de nuestro territorio. La economía agraria en Castilla y León pesa el doble que en la media del país. Estamos impulsando medidas para esa transformación y apoyando todos los proyectos industriales con planes estratégicos en I+D. Cuando tu producto lo extraes de la tierra pero también lo elaboras, evidentemente tu empresa crece y para eso tenemos un plan de crecimiento, el Plan de Crecimiento Innovador, en el cual hemos presupuestado, en esta legislatura, unos 200 millones de euros. Yo creo que lo va a sobrepasar porque ahora mismo en préstamos del BEI hemos incorporado 30 millones hace escasamente unos días y estamos en 120 millones de euros. Estamos apostando tan fuerte que somos la segunda comunidad que más inversión en I+D+i hace. Esto es éxito de las empresas más que del gobierno. Tenemos una inversión en I+D+i en Castilla León de 762 millones y ya llegamos a los 10.000 investigadores.

—Un ejemplo claro. ¿Con qué ayudas cuenta una persona joven que quiera ir al medio rural a montar una empresa?

—Primero, necesitan una estrategia para las pymes y hay incentivos a la bonificación por contratación. Podemos, en un contrato indefinido, llegar a los 10.500 euros, pero en un contrato temporal, si es de interinidad por sustitución, vamos a dar una subvención de 1.900 euros. Aparte de los incentivos, tenemos un buen programa para los emprendedores. Lo primero que hay que hacer es asesorarles, a través del Instituto de Competitividad Empresarial y Formación. Incluso, cuando necesiten formación como directivos se la vamos a dar. También tenemos la Oficina del Egresado Emprendedor, que estamos haciendo en todas las universidades públicas de Castilla y León. Les vamos a ayudar en el inicio de la actividad, con los gastos muebles e inmuebles, les vamos a ayudar en la formación como directivo de su empresa, porque lo primero que hay que formar es al empresario y hay que formarle también en nuevas tecnologías, porque, hoy en día, por ejemplo, dentro del sector del comercio, si no te digitalizas, si no entras en la venta online, vas a sufrir una crisis tremenda. También les vamos a pagar los costes externos de un tercero que le haga su plan de viabilidad porque lo primero que tiene que saber ese emprendedor, ese autónomo, es si el negocio en el que se aventura puede tener éxito. Estamos hablando de hasta 17.000 euros para empezar. En financiación de proyectos a autónomos y emprendedores hemos presupuestado 9,1 millones de euros. También vamos a bajar sus cotizaciones hasta la tarifa plana, hasta los 60 euros en el Régimen General, y hasta los 24 meses. Además, en municipios de menos de 5.000 habitantes, serán doce meses más. Y en las primeras cotizaciones a la Seguridad Social, cuando tienen una subvención del Estado, les vamos a ayudar con 50 euros. También tenemos previstos tres millones de euros más para que contraten a personas que tienen algún tipo de discapacidad.

—El miércoles es la primera reunión de la Mesa por León. ¿Cuáles son las propuestas que llevaría personalmente a ese foro?

—Hay que apostar por una estrategia para el crecimiento de las pymes, por un plan para el emprendimiento y para los autónomos. Hay que apostar por nuestra I+D+i y hay que apostar, por supuesto, por un desarrollo industrial. Los territorios que crecen son los territorios que tienen industria y para esto hay que tener una estrategia de territorio y de comunidad. Evidentemente León tiene una singularidad porque ha sufrido la crisis de la minería y de las térmicas. León tiene una industria agroalimentaria importante que también está sufriendo una crisis particular. Tenemos instrumentos y los tenemos que utilizar.

Deberes para el día 3
«La Mesa por el Futuro de León debe apostar por las pymes, los autónomos, la I+D+i y la industria»

—¿Cómo?

—En desarrollo industrial y liderazgo industrial tenemos nuestro plan de promoción industrial. Cuando tuvimos un problema grave en León, con Vestas, salieron a la calle muchísimos leoneses. Conseguimos revertir la situación desde el gobierno regional en colaboración con toda la sociedad civilda y en colaboración incluso con los medios de comunicación, que dijeron ‘esto no puede ser’. Ahora tenemos a Network Steel con un plan industrial prioritario que va a dar una solución y que en el futuro será una de las industrias más importantes que tendrá la provincia.

—¿Cree que habrá lealtad del Gobierno central para sacar adelante los propósitos de León?

—Hay que trabajar todos a una. Yo creo que el problema de León es un problema que tenemos que atajar entre el Gobierno central, el autonómico y las administraciones locales, junto con la sociedad civil y el resto de entidades e instituciones que la representan. Es verdad que León y Ávila, son las dos provincias que peor están en datos de convergencia con la Unión Europea. Tenemos que dar soluciones y por eso hemos lanzado ayudas al Plan de Dinamización de las cuencas mineras, que termina este año. Habrá que ir a un plan de Transición Justa. Dije que no debían desaparecer nuestras minas porque son importantes para el mix energético y para los precios de la energía en el conjunto de España. Tenemos que dejar una mínima reserva, no cerrarlo todo de repente. Ahora las ayudas se las lleva Polonia y Alemania. Hay 7.500 millones de euros en el tema de la Transición Justa y no recibíamos nada. Ahora se ha negociado por el gobierno regional y estamos hablando ya de 307 millones. No se puede castigar al que hace bien las cosas ni tampoco podemos ser los primeros de la clase.

León pregunta—¿Tenemos el peso suficiente en Europa para revertir esa situación?

—Queremos tener una influencia en la Unión Europea y una influencia en el conjunto de España también. Ahora mismo tenemos responsables del Gobierno, directivos que están yendo todas las semanas a Bruselas. Yo creo que cuando las cosas se razonan, cuando las cosas se explican, las cosas se consiguen. Nosotros cerramos las minas, cumplimos lo que decía la legislación europea, pero ahora no podemos dejar de percibir subvenciones porque evidentemente esto tiene efectos sobre las personas. Necesitamos que estos fondos lleguen para poder dinamizar todas estas políticas de las que hablo. Si no hay financiación, no podemos revertir la situación de la despoblación.

—¿León puede industrializarse y en cuánto tiempo?—Estamos en ello. León tiene industrias importantes en el sector farmacéutico, en el químico o en la industria agroalimentaria. Pero lo principal de León son los recursos humanos, personas con conocimiento. Si vamos al informe Pisa tenemos gente preparada, gente con cualificación, gente que puede abordar cualquier tema empresarial y, además, estamos determinados a mejorar ese tipo de cualificaciones y adaptarlas. Hacemos también una cosa que se llama formación con compromiso de contratación. Usted monte la empresa y diga qué formación necesita. La Administración le va a exigir un mínimo de inserción laboral. Lo que hace realmente poderoso a un territorio es el conocimiento y eso es Silicon Valley, donde no hay ningún recurso endógeno, no hay ninguna riqueza natural, pero el conocimiento de la gente le ha hecho que tenga una productividad tremenda.

—El problema es que ese conocimiento se va fuera por esa falta de oportunidades.

—Poner puertas al campo es difícil porque nuestros jóvenes, muchas veces, quieren formarse más y conocer más. Durante la crisis las cosas han sido muy difíciles, León tiene la mitad de parados juveniles que tenía en el año 2014.

—¿Qué supondrá para León la ejecución del corredor Atlántico?

—Aquí necesitamos una implicación muy fuerte del Gobierno central porque yo creo que León y la zona oeste peninsular el gran problema que tienen, lo que afecta a su productividad, es la falta de infraestructuras. Y aquí tenemos la oportunidad del corredor Atlántico; lo que necesitamos es un plan director que tiene que hacer el Gobierno central. Lo que se hizo sorprendentemente bien, espectacularmente bien, es que la sociedad civil leonesa, y no es porque esté en el Diario de León, pero el Diario de León lo enfocó bien y empujó por ello, es que León entrara en la Red Básica como núcleo vertebrador del noroeste español. Si tenemos un eje industrial de todo el corredor Atlántico desde Salamanca hasta Burgos y que une los puertos de Sines y Algeciras lo importante era hacerle una X a todo el noroeste que baje por Ávila y tengamos dos grandes ejes de infraestructuras en una X que luego habrá que vertebrar con el resto de las provincias con plataformas logísticas, puertos secos y estaciones intermodales, de la manera que sea, pero lo logramos. León lo logró.

—¿Generará riqueza?

—El coordinador de los nueve corredores, el italiano Carlo Secchi, siempre dice que es el corredor principal, porque es el que vertebra todo el sur con todo el norte de Europa y es el principal porque se une con el corredor Báltico y con el corredor del Norte.

Abandono histórico
«León y Ávila son las dos provincias que peor están en datos de convergencia con la Unión Europea»

—Si todo eso es coherente, ¿por qué el Gobierno de la nación se empeña en priorizar el corredor Mediterráneo?

—Si es que esto no es competitivo entre el Mediterráneo y el Atlántico. O sea, los dos son importantes. La Unión Europea dice que para tener un mercado único europeo realmente competitivo y aumentar la productividad de nuestro territorio necesitamos desarrollar dos corredores: el Mediterráneo y el Atlántico. El Mediterráneo vertebra toda la costa mediterránea, el sur de Italia y los países del sur de Europa, y el Atlántico va a las zonas económicamente más potentes de Europa como son el núcleo industrial de París y el núcleo industrial de Frankfurt, además de la conexión con todo el mar Báltico y con todo el eje Norte-Sur con la puerta a Rusia y al gran productor asiático.

—Pero la Junta también tiene cierta responsabilidad en ese asunto a la hora de generar un ecosistema apropiado...

—Si nosotros estamos apretando, lo que pasa que el plan director le tiene que presentar el Estado miembro que es el Gobierno de España. Y ante esa necesidad, están los fondos de la Unión Europea. Va a haber 43.850 millones de euros para el Mecanismo Conectar Europa, pero además está el mecanismo Horizonte Europa para clima, energía y movilidad, donde León tiene que ser pionera, porque, repito, es clima, energía y movilidad, estamos hablando de 15.000 millones de euros. O los fondos InvestEU, otros 38.000 millones de euros, o fondos de cofinanciación a través del BEI de 1.500 millones de euros. Estamos hablando de que en el marco presupuestario del 21 al 27 hay mucho dinero. Pero tenemos que hacer los deberes: necesitamos doble vía de ferrocarril electrificada, que lleve sistema ERTMS, que lleve aparcaderos de 750 metros. Necesitamos un centro logístico.

—El Gobierno comprometía estos días 300.000 euros para poner en marcha el polígono de Torneros. De partida, ¿le parece suficiente compromiso?

—Son 300.000 euros para la inversión mínima que es el proyecto, pero bueno, por lo menos va a haber proyecto. La crisis ha hecho mucho daño. Ahora no son iguales unos territorios de España que otros. ¿Por qué no se cambia o revisa la política europea de convergencia?

—¿Cree que ha faltado más imaginación o reivindicación en amplias zonas de la provincia como la Montaña Central o Laciana? Tantos millones gastados para nada.

—El tema es difícil. Yo siempre aposté porque tenía que haber una reserva estratégica. Las minas tenían que seguir funcionando. Pero bueno, estamos buscando proyectos. Por decir un dato, en la provincia de León en la última legislatura hemos lanzado 199 proyectos empresariales y hemos captado 87 inversiones exteriores con un presupuesto de 1.696 millones de euros. Ha supuesto 2.170 puesto de trabajo. Estamos en una política de hay que industrializar las zonas y para eso tenemos suelo más barato. Estamos lanzando un suelo al 50% tanto en Cubillos del Sil como en Villadangos. Esto es muy atractivo para una empresa porque el suelo es la primera inversión y es muy fuerte pero es que también hemos lanzado una línea de financiación para la compra del suelo. A esto se suma la Lanzadera Financiera

—No se detecta ahí cierta crítica al sector empresarial. El empresario local solo no puede hacer determinadas cosas, pero sí podría si hubiera más inversiones conjuntas.

—Esto es un país donde siempre hemos dicho que por debajo del 2% somos incapaces de crear empleo. Pero yo creo que eso lo vamos a revertir. Pero quien crea riqueza es el conjunto empresarial, la Administración lo que hace es coadyuvar a crear un entorno favorable y ese entorno lo estamos haciendo simplificando documentalmente, poniendo más barato el suelo, abriendo vías de financiación... Tenemos la capacidad fiscal de una comunidad autónoma pero estamos utilizando todos los instrumentos: reducción de impuestos, un buen paquete estratégico para favorecer a las pymes, un buen plan de emprendedores y de autónomos, potenciar el desarrollo industrial y apostar por la I+D+i.

—¿Cómo va el Plan de Apoyo al Comercio Rural?

—Sacamos un plan de abastecimiento para casos de necesidad. Solo hemos tenido una solicitud. Nosotros no creamos la riqueza ni creamos el empleo.

—No parece un entorno muy favorable abrir hoy en día un comercio en los pueblos.

—Yo creo que el comercio ha sufrido dos crisis: la de 2008 y la venta online. Hemos impulsado una estrategia de modernización y digitalización del comercio. Sabemos que nuestros comercios, estén donde estén, en Villablino o en el pueblo más pequeño del mundo, pueden tener un potencial de ventas si saben vender online.

—Para eso también hace falta infraestructura para sacar el producto.

—Ahí volvemos a lo mismo. Aquí la importancia está en las infraestructuras y en la comunicación, la banda ancha. Estamos hablando de una inversión de 100 millones. Nosotros hemos puesto los 10 primeros millones. Falta la parte que tiene que poner el Gobierno de España y aquí habrá financiación de la Unión Europea y por supuesto de las entidades locales.

«El corredor Atlántico será el más potente de Europa porque llevará al núcleo...
Comentarios